Son varias las opciones que hay en el centro de la capital regional, al momento de querer disfrutar de una buena taza de este producto, en torno al cual hay toda una cultura y diversas formas de consumirlo.

Hace algunas décadas, los salones de té eran la opción más recurrente para tomar desayuno u once en el centro de La Serena. Con el paso del tiempo, esa tendencia fue cambiando, ya que se ha ido posicionando más el café y sus diversas variedades. Algo en todo caso es a nivel nacional. Hoy incluso se habla de la cultura del café, poniendo énfasis en que es más que una simple bebida. Aparte de ser una instancia de encuentro, existen diferentes preparaciones que se encargan de resaltar sus atributos. Además, cada local de café cuenta con su propia personalidad.

Haciendo un recorrido por la ciudad colonial, nos encontramos con muchas alternativas, cada cual con su toque distintivo. Los locales se encargan de transmitir al cliente su “onda” o característica especial, lo cual va desde la decoración hasta darle el mejor uso al espacio, generalmente en inmuebles que tienen mucha historia y tradición. Hay cafés que apelan a la nostalgia, con decoración de fotos antiguas en blanco y negro, o de películas clásicas. Llegando a calles céntricas como por ejemplo Balmaceda, nos encontramos con varios cafés que sacan sus mesas a la calle, dándole la característica de bulevar.

Roberto Urzúa es el propietario de Lucaffé, de Balmaceda 487. Según contó, funciona desde noviembre de 2012. “La característica que distingue a este café es que tratamos de hacer un café que sea rico, y que siempre tengan el mismo sabor nuestros clientes. Por esa razón usamos agua envasada, que no altera el gusto. Tenemos un café italiano, que es 100% probado que es uno de los mejores cafés que hay hoy día en Chile. Ha tenido un crecimiento tremendo”, comentó.

Sobre la ubicación privilegiada que tienen, Urzúa opinó que “es una ventaja estar acá en el centro de La Serena, en Balmaceda con Cordovez, donde hay bastante flujo. Realmente estamos bien contentos y queremos seguir creciendo. Estamos de lunes a viernes, de 08:30 hasta las 21:30 horas, y los sábados de 10:30 hasta 20:30 horas. El capuccino vale $1.950 y es el mejor que pueden encontrar en La Serena, preparado por baristas”.

 

CALIDAD Y ESPECIALIDAD

Al interior del Patio Colonial, de calle Balmaceda en La Serena, funciona el café arte Bocetto. Su administradora, María Angélica Camacho, explicó que “estamos funcionando desde hace 4 años. Se vino con un proyecto de Santiago, con la necesidad de ir creciendo en el ámbito laboral del café, del conocimiento, traer nuevos productos, hacer montones de cosas. Se ha logrado, porque la gente ha exigido calidad, especialidad”. Señaló que “hace unos 6 o 7 años, el ámbito del café era el expreso y el americano, el cortado. Ahora no, las personas han exigido un poco más, el paladar se está poniendo más exigente”.

“Nos destacamos por hacer un café arte, que consiste no solamente en servir el capuccino simple, porque va siempre con alguna figura, por ejemplo si es el Día de los Enamorados, o se hace algo especial. En varios cafés el capuccino siempre lo administraban con crema. Nosotros no, nos tomamos el tiempo de tener unos buenos baristas y texturizar así la leche, que sea grato al paladar, suave y gustoso. Nos hemos especializado en todo lo que es cafetería.

Funcionamos de lunes a viernes, de 09:30 a 20:00 horas, y los sábados hasta las 2 de la tarde”, contó.

Por su parte, el barista Gonzalo Retamal señaló que en Bocetto “trabajamos principalmente el café en grano, para eso ocupamos un molino. La idea es que se muela y lo ocupemos al tiro, o si no se empieza a oxidar. Se carga en los corta filtros, para ponerlo después en la máquina de dos grupos. Significa que podemos estar haciendo dos cafés al mismo tiempo”.

“Para un expreso se requiere entre 25 a 30 segundos, para sacar 30 milímetros de café. Eso sería el café puro. Ahora, al mezclarlo con leche, la leche se texturiza, significa que se pone en un vaporizador, se le inyecta aire para que tire una micro espuma, lo que permite también hacer dibujos en el café y da un dulzor a la leche”, explicó el barista.

LUGAR TRADICIONAL

En calle Prat 470, se ubica el tradicional Café Rapsodia. Allí la administradora, Milena Kusanovic, nos comentó que “Café Rapsodia lleva bastante tiempo, más o menos unos 8 o 10 años. Estamos en la casa patrimonial Rapsodia, que es de 1800. La nueva administración está de enero en adelante. Este es un lugar tradicional, donde se realizan también conferencias de prensa, reuniones, almuerzos, fiestas, matrimonios”.

“Tanto como el café, igual tenemos almuerzos y lo que es hoy en día una carta internacional, carnes, pescados y mariscos, de la variedad de lo que es el mercado acá de La Serena, de los productos del mar. El patio palmera, que le llamamos, es una de las cosas más importantes de acá, que evoca a muchas personas, tiene bastante tradición”, indicó la administradora.

Justo al lado de Rapsodia, tenemos prácticamente dos locales en uno, que gozan de bastante clientela. Se trata de Cafetería Monalisa y Sushi Akira. Acá hay productos tanto para servir como para llevar. Explicaron que venden 2 tipos de café, el italiano y el colombiano, todo en grano. Funciona de lunes a sábado, de 08:20 a 21:00 horas. Los viernes, se extienden hasta las 22:30 horas. De esta manera, son parte de las alternativas que cada vez van creciendo más para el consumo del café en la zona.

 

UNA GRAN INDUSTRIA

La planta de café se cultiva principalmente en países tropicales y subtropicales. Brasil concentra poco más de un tercio de la producción mundial. Los granos de café son uno de los principales productos de origen agrícola que se comercializan en los mercados internacionales y a menudo supone una gran contribución a los rubros de exportación de las regiones productoras.

Siendo uno de los productos más consumidos en el mundo, el valor bruto de la industria total asociada al comercio del café se estima en 173.400 millones de dólares. Actualmente, más de veinticinco millones de fincas familiares en unos ochenta países cultivan alrededor de quince mil millones de cafetos, cuya producción termina en los 2.250 millones de tazas de café que se consumen a diario.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital