• Pese a que se prohibió el ingreso a las aguas del embalse Puclaro, igualmente ayer por la mañana un intrépido deportista desobedeció la regla. De todas formas, era evidente que en términos generales la medida se acató, ya que fue el único que vimos en el transcurso de varias horas.
  • El instructor de kitesurf Carlos García tenía 42 años, casado hace 15 años y tenía tres hijas. Toda su vida estuvo vinculada a los deportes extremos.
Crédito fotografía: 
Leonel Fritis
Luego del trágico fallecimiento de Carlos García (42), instructor de kitesurf, durante un accidente en el embalse, la Junta de Vigilancia del Río Elqui decidió prohibir todo tipo de actividad. Los vecinos de la localidad de Gualliguaica (Vicuña) están preocupados ya que el pueblo prácticamente vive del turismo asociado tanto al kitesurf como al windsurf. Los empresarios del rubro, en tanto, junto con lamentar la tragedia, afirman que necesitan mayor formalidad para realizar su trabajo. Por lo pronto, todo se definirá el día martes 18 cuando los encargados de la reserva hídrica se reúnan para tomar una decisión.

Conmoción e incertidumbre existe en la localidad de Gualliguiaica (Vicuña). Cuando llegamos al lugar ayer por la mañana el ambiente era de franca desolación y las aguas del Puclaro, sobre todo por estas fechas, atestadas de deportistas náuticos, estaban vacías. 

Y no era para menos. El día jueves, alrededor de las 16:00 horas, se registró una tragedia sin precedentes en la zona, que tuvo como protagonista a un conocido kitesurfista, quien trabajaba desde hace años en el lugar. Se trataba de Carlos García de 42 años, amante de los deportes extremos y que en el último tiempo se desempeñaba como instructor de la disciplina que tanto amaba, pero que terminó quitándole la vida. 

Se encendieron las alarmas

Todo transcurría de manera normal. Aunque era una jornada más movida de lo habitual ya que todo el mundo se preparaba para el evento que el fin de semana convertiría al Puclaro en el epicentro del deporte náutico. Se llevaría a cabo la XVIII versión del Kitesurf Tour by Royal Guard que reuniría en competencia a los mejores exponentes nacionales y también a una gran cantidad de aficionados que llegarían a disfrutar como espectadores. 

Pero nada resultó como estaba planeado. La tragedia pondría freno a las acrobacias, a los sueños y a las sonrisas. El peor de los vientos desvió las cometas hacia la muerte, sin que nadie pudiera evitarlo. 

“Fue un retrato de su heroísmo”, dicen quienes conocieron a Carlos García, todavía afectados por lo sucedido. 

Claro, mientras los integrantes de todas las escuelas practicaban normalmente ese fatídico jueves, Carlos vio a lo lejos que un alumno corría peligro y rápidamente se acercó a socorrerlo. Así lo relata Alán, joven de 15 años quien presenció los hechos. “Estábamos como siempre con el instructor de nosotros, cuando vimos que de repente todos empezaron a juntarse en un solo lugar dentro del agua. Pensamos que había sido algo leve porque siempre pasan cosas como caídas y se solucionan, pero cuando pasó un rato y vimos que seguían ahí, fuimos a ver qué ocurría”, cuenta el menor. 

Al llegar se dio cuenta que era algo grave por las caras que tenían los demás. “Habían compañeros que estaban llorando, y ahí me enteré que era don Carlos la persona que estaba accidentada, lo que me sorprendió porque él es un instructor y casi nunca les pasa a ellos”, expresó. 

Pero esta vez era una excepción. El rescate se complicó, y aunque logró salvar al alumno él no corrió la misma suerte. Según Felipe, quien también estuvo en el lugar, al momento de realizar una maniobra las cuerdas del equipo “atraparon” las extremidades inferiores del instructor por lo que la cometa comenzó a arrastrarlo por el agua, sin control. “Estuvo como media hora en el agua, y avanzaba con una velocidad increíble. Fue como un kilómetro. Ahí otros instructores intentaron seguirlo hasta que lo alcanzaron, pero parece que ya estaba mal, lo sacaron del embalse y después llegó Bomberos. Yo estaba medio en shock, y no recuerdo mucho más”, especificó. 

Un triste adiós

Pese a las maniobras de sus compañeros de deporte y de los voluntarios, no pudieron reanimarlo. Cuando llegó la ambulancia, según aseguran, casi una hora después de ser requerida, Carlos estaba al borde de la muerte, y finalmente el fallecimiento fue declarado una vez que llegó al hospital de Vicuña, lo cual fue confirmado por el General de Carabineros, Jorge Tobar. 

Una vez que se conoció la noticia, las redes sociales se llenaron de condolencias para la familia del instructor, y también de palabras de agradecimiento por parte de amigos quienes reconocieron en él, a “un gran ser humano”. 

Su familia estaba destruida. Por la mañana llegaron hasta el Servicio Médico Legal, en Coquimbo, donde retiraron el cuerpo para ser trasladado al sur del país. En contacto con su hermana Isabel, reconoció estar “devastada” por lo acontecido, pero contó algunos detalles de su vida, siempre alegre y llena de aventuras ligadas a los deportes extremos. “Empezó a realizar deportes acuáticos muy chico, como a los 15 años, en Curanipe, donde vivíamos cuando chicos. Hacía bodyboard y surf”, comentó. 

En la Universidad de Valparaíso, aunque dedicó mucho tiempo al estudio, obteniendo el título de ingeniero en construcción,  nunca dejó el deporte y practicó buceo por varios años. “Durante los inviernos hacía snowboard y arrendaba una cabaña en valle nevado”, relata su hermana, quien no recuerda exactamente desde cuándo comenzó con el kitesurf. En lo que sí hace énfasis es en que hace años había dejado de trabajar como ingeniero para dedicarse a las empresas de deporte, “estos dos últimos años tomándolo como un trabajo además de ser su pasión”. García llevaba 15 años casado con su mujer de toda la vida, y dejó a tres pequeñas hijas. 

Un deporte en riesgo

Pese a que las actividades náuticas como el Kitesurf y el windsurf llevan varios años realizándose en el embalse Puclaro, esta es la primera vez que ocurre una tragedia de esta magnitud, ya que, según aseguran los expertos, “no se trata de deportes peligrosos si se saben manejar”. 

Sin embargo, encendió las alarmas en la Junta de Vigilancia del Río Elqui, quienes autorizaron el uso del embalse pero habían advertido que en caso de ocurrir un evento de esta naturaleza prohibirían que se siguiera utilizando con estos fines. De hecho, además de suspender el evento del fin de semana, explicitaron a los deportistas que no podían ingresar al agua al menos hasta el día martes 18, cuando se realice una reunión con el directorio en donde tomarán una decisión respecto al futuro del Puclaro ligado al deporte. 

Pérdidas "en todo sentido"

La práctica de los deportes náuticos representan la principal actividad turística de Gualliguaica, de hecho, los habitantes del lugar lo saben, por lo mismo ven con preocupación lo que pueda pasar ya que fueron ellos mismos los que acordaron con la Junta de Vigilancia la realización de estas actividades. Así lo admite el presidente de la Junta de Vecinos de la localidad, Manuel Rojas, quien espera que no por un hecho aislado se tomen decisiones apresuradas.

“Costó que la Junta de Vigilancia autorizara esto, pero nosotros luchamos justamente por la necesidad que vimos en el turismo, por eso llegamos a un acuerdo hace unos años de que nos hacíamos responsables de ciertas cosas como el aseo, pero el tema de la seguridad tiene que ser un punto que vean las escuelas, porque son las escuelas (de kitesurf y windsurf) las que lucran con este deporte también (…) Estamos de acuerdo en que todos nos beneficiamos, por lo mismo todos deben colaborar, porque la Junta de Vigilancia hizo la advertencia de qué iba a pasar si ocurría un accidente así, y no creo que nadie quiera que por este lamentable hecho se acabe con algo tan bonito además”, manifestó el dirigente vecinal. 

Luis Esponda, argentino, con 20 años en Chile dedicado a la enseñanza del kitesurf, explicó que se trata de un deporte muy seguro. “Lo de Carlitos fue circunstancial. Es algo lamentable y todos estamos muy afectados porque era uno de los nuestros, un compañero, pero yo llevo 10 años en Puclaro y nunca había pasado algo así. Ni cerca, por eso que nosotros decidimos ponernos acá con nuestra hostal (Elqui-Lombo) acá en Gualliguaica, y nuestra escuela. Yo espero que esta tragedia nos ayude a tener mayores resguardos, para poder seguir con la práctica del deporte”, expresó el instructor, con incertidumbre. 

En el hotel Puclaro, si bien desde la administración no quisieron emitir declaraciones, sí admitieron que están, primero dolidos por la tragedia y preocupados por lo que pueda pasar ya que saben que dependen de los visitantes que llegan precisamente atraídos por los deportes náuticos. 

Una mirada crítica

El empresario Christian Bull, dueño de una de las escuelas de Windsurf, quien también era amigo de Carlos García, tiene una mirada crítica de lo que está ocurriendo y manifestó que “es hora que las autoridades se hagan responsables, sean serios y no evadan las situaciones de las que tienen que hacerse cargo”, puntualizó. 

Apuntó al municipio, quienes, según dijo se promocionan por tener este lugar, uno de los mejores del mundo para la práctica del kitesur y windsurf “pero no aportan nada. Lo que hacemos nosotros genera un potencial de turismo notable y la municipalidad de Vicuña jamás ha hecho un trabajo de verdad. Siento que no nos toman en serio, y el trabajo que nosotros desarrollamos es serio, por lo que debemos regularizarnos”, especificó. 

Puntualizó que hay que esperar la reunión con la Junta de Vigilancia, pero enfatizó en que “no es llegar y prohibir esto, porque sería una falta de respeto con la gente de Gualliguaica, y no creo que se queden tranquilos con una decisión así. Te insisto, aquí la autoridad tiene que ordenar el tema, porque si estamos haciendo turismo hagámoslo bien”, enfatizó. 

Evaluando la situación

Consultada, la gerente general de la Junta de Vigilancia del Río Elqui, Alejandra Marín, expresó sus condolencias con la familia de Carlos García, valorando su labor como deportista. 

Respecto a las acciones que tomarán tras la muerte del instructor aseveró que no hay una decisión tomada más allá de la suspensión de toda actividad en las aguas del embalse hasta el día martes. “Nosotros estamos evaluando la situación, es algo que tenemos que presentar ante el directorio, y por tanto no tengo nada más que informar”, precisó. 

Confirmó que durante la tarde (de ayer viernes) se reunieron con la Junta de Vecinos de Gualliguaica para informales que estaban trabajando en implementar la mejor solución para todos. “Tenemos que escucharlos a todos y los vecinos manifestaron que para ellos implica un gran daño en lo económico el no contar con estas actividades en el embalse. Entonces, todo eso se va a poner en la balanza a la hora de definir alguna opción, lo claro es que tenemos que tener mayores resguardos”, expresó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X