• Juan Manuel Fuenzalida comentó que el proceso constituyente no era prioridad y que el Gobierno debió enfrentar esa situación con más relato.
Crédito fotografía: 
El Día
El diputado gremialista dijo que el Gobierno no debió permitir que se instalaran ciertos temas como el proceso constituyente y que es momento que defina una postura. Además, agregó que para terminar el periodo se necesita más relato y mayor conexión con la gente.

Con la idea clara que tras el 18/O hubo dos tipos de manifestaciones, primero, una marcada por la “rebelión” de una clase media agobiada, abusada y cansada que salió a visibilizar demandas “las que fueron escuchadas” –dice- y otra protagonizada por un grupo reducido de ciudadanos politizados por una izquierda extrema. Es lo que opina el diputado José Manuel Fuenzalida (UDI) a 81 días de la mayor crisis social y política que haya vivido el país.

También dijo que el proceso constituyente, que permitirá a la ciudadanía decidir si aprueba o rechaza una nueva Constitución, no era prioridad para el Gobierno de Sebastián Piñera pero que hoy es parte de la negociación que se acordó la madrugada del 15 de noviembre. Además fue crítico de sus socios de coalición tras la aprobación  de proyectos de ley sobre paridad de género, escaños reservados para pueblos originarios y acceso de independientes.

-Tras esa votación decidieron suspender su participación en Chile Vamos ¿Renovación Nacional y Evópoli no pensaron en coalición al momento de ponerse de acuerdo con la izquierda sobre estos aspectos?

“Fuimos muy críticos con nuestros socios porque cuando se integra una coalición se debe actuar como un todo y lo que uno espera es que no se antepongan los intereses personales. Muchos se encandilaron con esta suerte de populismo donde lo que dice la Cadem el día lunes programa lo que hago en la semana. Nosotros decidimos congelar nuestra participación en Chile Vamos hasta que haya un orden, que es lo mínimo que se requiere para actuar en coalición. Nosotros somos minoría en el Congreso y debemos ser muy ordenados”.

“El Gobierno debe perder el miedo a lo que diga o no la oposición y asumir una postura”

-En el caso de la paridad de género ¿Qué es lo que le molesta o incomoda a la UDI?

“Cuando se firmó el acuerdo nosotros nos mostramos a favor de la ley de cuotas, es decir, que cada lista lleve 50 y 50 de cada género respectivamente pero no estamos de acuerdo con la cuota de salida que propone el proyecto porque desvirtúa el voto de las personas, que es lo más valioso de una democracia. Nosotros defenderemos la igualdad del voto, no puede ser que un voto tenga mayor valor que otro por una condición de sexo, religión u orígenes”.

-Pero en la UDI no están alineados todos los parlamentarios…

“Los diputados de la UDI somos 29, y 22 ya tenemos una decisión tomada. Yo estoy a favor del rechazo incluso desde antes que se firmara el pacto. Que se lleve adelante el proceso constituyente es parte del ejercicio democrático pero yo no estoy de acuerdo de partir con una hoja en blanco  (…) Dentro de los diputados de la UDI son tres no más los que están aprobando pero vemos que muchos que partieron con una actitud de apoyar hoy o están en reflexión o están asumiendo  una postura por el rechazo.

-El Partido Republicano va por el “rechazo” ¿Se podría interpretar como una señal para conformar una coalición o un pacto con la colectividad de J. A. Kast?

“Ellos asumieron una postura, nosotros como UDI también lo hicimos y es por el ‘rechazo’ por el ‘no’ a una nueva Constitución. Pero hay una diferencia y es que nosotros debemos asumir una responsabilidad siendo coalición de Gobierno. Es muy fácil criticar desde afuera porque los que estamos adentro debemos lograr consenso. A mí, por ejemplo,  no me gusta el contenido de este pacto por la paz porque creo que su contenido no refleja bien las prioridades que tiene la gente pero dentro del espíritu democrático y de consenso formamos parte de la mesa de negociación. En la medida que el Partido Republicano quiera participar tiene que formalizar su intención de ser parte de la coalición y asumir los costos”.

Relaciones congeladas

El 19 de diciembre la presidenta de la Unión Democrática Independiente, Jacqueline van Rysselberghe, informó al ministro del Interior, Gonzalo Blumel, que el gremialismo suspendía su participación en el bloque. Los militantes se declararon en reflexión y la decisión final se adoptará en el consejo general que se realizará este sábado 11 de enero en Santiago.

-¿La decisión de la UDI le quita peso político al Gobierno de Sebastián Piñera?

“Por lo mismo nosotros planteamos esta situación, creemos que el ministro del Interior como ministro político tiene que manejar un poquito más estas montoneras que muchas veces se producen. Nosotros como UDI asumimos prácticamente todos los costos de las decisiones que ha adoptado el Gobierno y es re fácil de la testera anteponer los intereses personales por sobre los colectivos. Y ahí el Gobierno tiene que asumir su cuota de responsabilidad respecto al ordenamiento que debe existir dentro de los partidos que forman la coalición y que finalmente son el soporte del gobierno y es por eso que debe haber una intervención”.

Recta final

-Con la llegada del  2020 el Gobierno de Sebastián Piñera comienza su recta final y las relaciones están fragmentadas ¿Qué pasará?

Piensa. “Yo espero que tengamos un Gobierno con más relato con más perfiles como los de Karla Rubilar. El Gobierno debe perder el miedo a lo que diga o no la oposición y asumir una postura. Sebastián Piñera salió con el 54% de los votos y fue porque 54% de ese padrón electoral quería que se hiciera lo que estaba en su plan de gobierno y ojo que en ninguna parte estaba el proceso constituyente como sí lo estaba en el programa de (Alejandro) Guillier”.

-Cuando dice que el Gobierno debe tener un ‘relato’ ¿A qué se refiere?

“El Gobierno tiene que tener un relato  de lo que se está haciendo hoy, se ha avanzado enormemente en el Congreso porque ha habido una voluntad menos obstruccionista de la oposición. Ellos también sufrieron los costos de una obstrucción constante, aunque al principio –y lo voy a decir con todas sus letras- dentro de sus corazones estaban felices por lo que estaba ocurriendo. En estos dos meses se aprobaron proyectos que estaban en el Congreso hace más de un año. Yo no he visto un Gobierno en terreno salvo un par de seremis, pero veo que ha faltado mayor conexión con la gente e insisto, no se le tiene que tener miedo a la calle, aquí hubo un respaldo popular del presidente y si bien hoy las encuestas no apoyan esta situación hay que revertirlas y eso significa que hay que salir a las calles”.

“No fuimos capaces de contrarrestar los que nos impuso la izquierda extrema y ahí es donde faltó decir las cosas”

-¿Se atrincheró la clase política?

“No sé si se atrincheró pero hay que tener más relato, hay que enfrentar las cosas porque si no sales a enfrentarlas después se establece como verdad algo que no es. Yo he vivido esta situación en dos partes, una donde efectivamente hubo una rebelión de la clase media que se sentía ahogada por las deudas, que sentía que había injusticia y abuso donde el delito de cuello y corbata terminaba impune. Me di cuenta que era transversal había gente de derecha de izquierda pero después el movimiento se politizó y vemos que  desapareció la clase media y comienzan los actos vandálicos y asume la Mesa de Unidad Social que está llena de integrantes y dirigentes con un marcado sesgo político.

En ese momento el Gobierno debió enfrentar y no dejar que instalaran temas, el plebiscito no era prioridad y resulta que después de dos semanas se impuso que necesitábamos un proceso constituyente. Como Gobierno terminamos priorizando algo que no formaba parte de las demandas y ahí faltó el relato de los voceros de Gobierno”.

-¿Quiere decir que el proceso constituyente es ilegítimo porque nació desde las manifestaciones?

“Yo no voy a hablar si el proceso es o no legítimo, se tomaron decisiones que pueden ser correctas o incorrectas, pero no formaba parte del programa de Gobierno, la gente que votó por el presidente Piñera no lo hizo pensando en un proceso constituyente. La situación se dio y no fuimos capaces de contrarrestar lo que nos impuso la izquierda extrema y ahí es donde faltó decir las cosas, siento que desaparecieron todos”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X