Crédito fotografía: 
Cedida
Uno de los objetivos es evitar las aglomeraciones en la sala de espera, por lo que los usuarios serán pre evaluados por un médico antes de realizar el ingreso de atención, quien podrá determinar si el paciente espera o debe regresar a su hogar con algunas indicaciones.

Así como en muchos lugares se han tomado medidas con el objeto de prevenir los contagios del Coronavirus, en la urgencia del Hospital San Pablo de Coquimbo no han sido la excepción y como se trata de un lugar hasta donde llega gran cantidad de personas a diario y con el objeto de evitar aglomeraciones, las autoridades de ese centro asistencial decidieron reestructurar la forma de atención a los pacientes.

Por eso reconocen abiertamente que la pandemia Covid-19 los ha obligado a modificar el proceso de atención en las unidades de emergencias “debido al alto riesgo de contagio que significan las aglomeraciones”.

De esta forma, el sistema de ingreso de las consultas fue variado y  ahora, previo a la inscripción del usuario en el sistema de atención, un médico realiza una pre evaluación, donde el profesional indicará, de acuerdo a los síntomas e información entregada por el paciente, si necesita iniciar el proceso de la consulta o bien le aconsejará regresar a su hogar con algunas indicaciones.

El médico jefe de la Unidad de Emergencia del hospital, Felipe Alvear,  explica que con esta nueva metodología “se puede identificar previamente a aquellos casos en los cuales el riesgo de contagio por Covid-19, durante su estadía en la unidad, es mayor al riesgo que podría significar el motivo por el cual consulta y así indicarle en el plazo más breve posible, que se dirija a su domicilio antes de exponerse a un ambiente de tan alto riesgo de contagio”, precisó el profesional.

Sala de espera

Otro cambio que se realizó es el de la sala de espera, la que se dividió en dos, creándose áreas diferenciadas de atención al interior de la unidad, con el objetivo de evitar que pacientes con patologías respiratorias y no respiratorias coexistan en un mismo espacio.

Referente a esto, el director del centro asistencial, Germán López, explicó que, desde hace algunos meses, el hospital ha realizado varias restructuraciones para otorgar una atención más segura y oportuna a los usuarios. La primera de ellas tiene relación con el aumento de números de camas para pacientes más críticos. Dicha reconversión le permitirá al hospital tener 20 camas UCI y 30 UTI.

“En el área de urgencia se está trabajando en la separación de los flujos de entrada de pacientes respiratorios y no respiratorios, lo que nos permitirá aumentar en 70 metros cuadrados la actual unidad de emergencia. Además, tendremos dos boxes de consultas especialmente para usuarios pediátricos. Por último, para evitar la exposición de las pacientes embarazadas, ellas tendrán un sector de atención diferenciada”, indicó.

Los usuarios

Los usuarios que ya están viviendo los primeros cambios se mostraron sorprendidos al encontrarse con un médico en la ventanilla de acceso realizando una pre evaluación a otro paciente..

Es el caso de Manuel, de 58 años, quien llegó a la urgencia del hospital a consultar por una posible trombosis, el que mostró sorpresa por esta situación.

Dijo que veía que se hacía más expedita la atención y “ayuda a que en estos momentos que estamos viviendo sólo consulten las verdaderas urgencias en el hospital”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X