• Jóvenes con algún grado de discapacidad estudian en la Universidad Central, donde son preparados para enfrentar de mejor manera el mundo laboral. Ellos son parte de la casa de estudios superiores igual que todos los alumnos que allí cursan carreras.
    Jóvenes con algún grado de discapacidad estudian en la Universidad Central, donde son preparados para enfrentar de mejor manera el mundo laboral. Ellos son parte de la casa de estudios superiores igual que todos los alumnos que allí cursan carreras.
  • Los estudiantes están contentos por el trato de los docentes y del resto del alumnados y se concentran en las materias que deben abordar.
    Los estudiantes están contentos por el trato de los docentes y del resto del alumnados y se concentran en las materias que deben abordar.
Crédito fotografía: 
Cedida
En La Serena la Universidad Central tiene como alumnos regulares a personas en situación de discapacidad en un curso que les permitirá acceder con mejores herramientas al mundo laboral. Asisten como cualquier estudiante y en los mismos horarios del plantel de educación superior.

La Universidad Central sede La Serena está llevando adelante el Programa Universitario de Formación Sociolaboral para Personas en Situación de  Discapacidad y que permite que un grupo de jóvenes está realizando estos estudios que le permitirán enfrentar con mejores herramientas el mundo del trabajo.

Se trata de un programa que depende de la Facultad de Educación y Ciencias Sociales  y también es parte de la carrera de Educación Diferencial de esa casa de estudios superiores.

Según plantea la directora de la carrera de pedagogía en educación diferencial, Alicia Aguilar, los estudiantes desarrollan diversas habilidades que son importantes para la vida.

“Estos alumnos se forman también laboralmente en algún oficio y adquieren las competencias relacionadas a ese oficio”. Alicia Aguilar, directora de carrera.

“Estos alumnos se forman también laboralmente en algún oficio y adquieren las competencias relacionadas a ese oficio. Eso es lo más importante parta nosotros como universidad y como carrera, entregarles a los estudiantes una oportunidad para que se puedan desarrollar como cualquier otra persona o estudiante”.

La casa de estudios superiores igual se beneficia con el programa de forma indirecta. Por una parte, porque también desarrolla en los funcionarios, en los académicos y en los estudiantes, el sello inclusivo que impone la universidad que es muy importante para ellos. Además, desensibiliza a la comunidad educativa y desarrolla una cultura institucional más inclusiva, porque va fortaleciendo los valores, el respeto y la atención a la diversidad.

Los desafíos

De acuerdo a lo sostenido por Alicia Aguilar, uno de los desafíos del programa es “sistematizar esta experiencia y también poder mostrarla a otras instituciones a nivel regional y nacional de lo exitoso que ha sido en nuestra región”, señala y agrega que la idea es continuar el próximo año, “continuar con la formación de estos jóvenes, que para ellos es lo más importante y para sus familias y también para que sean un aporte a la sociedad y a la comunidad”, dijo.

La coordinadora del Programa Universitario de Formación Sociolaboral para Personas en Situación de  Discapacidad, Paulina Olivares, señaló que esta experiencia partió hace un par de años en la universidad y que tiene un enfoque del derecho a tener esta instancia de participación de los jóvenes en el contexto universitario.

Explicó que era una experiencia única en la región y en toda la zona norte del país, por lo tanto, era un desafío poder abrir los espacios dentro de la casa de estudios, tanto en el contexto social y ambientes laborales.

“El programa tiene el foco en trabajar en una metodología empleo con apoyo, para que los alumnos en estos tres años de formación puedan insertarse laboralmente y socialmente dentro de ambientes reales de trabajo, actualmente ellos están en un proceso de práctica donde los chicos se desenvuelven en estos distintos ámbitos que son la formación personal, laboral y social en contextos laborales, señaló Paulina Olivares.

Además, existe un acompañamiento por parte del equipo, que es una gestora laboral, educadora diferencial y psicóloga, donde apoyan el proceso de inserción, el que consta de varias etapas, uno es la concientización de las empresas y a todo el equipo donde van a trabajar. Un acompañamiento donde tiene que ver el empleo con apoyo, donde in situ logran que se desarrollen en todos los ámbitos de formación y sean partícipes activos de la sociedad.

También buscan a través de la Ley 21.015 reafirmar los derechos de estas personas, por lo tanto, este año les ha sido más fácil abrir los espacios dentro de las empresas.

Los alumnos

Los alumnos que cursan estos estudios en la Universidad Central se han mostrado muy conformes con la preparación que están recibiendo. Por ejemplo, Daniela Llanos, dice que su familia siempre la ha apoyado y le ha dado herramientas para que sea más independiente, pero “ahora están contentos que esté en este programa y yo les cuento, mis papás y mis hermana también está contenta”.

Añade que ha aprendido a relacionarse con otros estudiantes de la universidad, “no me junto todos los días con ellos, pero sé que están estudiando acá otras carreras, también converso con gente que veo en el casino. Cuando salga de acá voy a estar más preparada, no en el sentido de que voy a ser mejor que otros, pero siento que las herramientas que acá nos han dado me pueden servir paras el trabajo en el futuro”, indicó.

Otro de los estudiantes del programa, Liam Sánchez, destaca que ha sido positivo para él, “porque me ha ayudado a ver el mundo laboral como es  y he aprendido a madurar más. Cuando me vaya de acá voy a estar mejor preparado, porque tamb9ién he tenido varias experiencias y podré enfrentar cualquier trabajo”.

Dice sentirse preparado para enfrentar cualquier trabajo, aunque reconoce que  la atención al cliente es lo que más le cuesta, “porque ahí a veces llegan personas con mal carácter, no te saludan y cosas así”

Abriendo espacios

El vicerrector, Jaime Alonso Barrientos, sostuvo que “uno de los compromisos adquiridos y declarados por  la Universidad Central Región de Coquimbo, es abrir nuestros espacios a la comunidad con un enfoque inclusivo, donde exista desarrollo personal e integral de nuestros/as estudiantes. Estamos orgullosos de contar con este programa que ha permitido que nuestra comunidad se comprometa con la inclusión en todos sus ámbitos”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X