• Los conflictos que han enfrentado los profesores son de antigua data, vienen de la época de la pizarra con tiza y durante este tiempo han dado muestras de ser un gremio grande y coordinado para enfrentar sus demandas.
    Los conflictos que han enfrentado los profesores son de antigua data, vienen de la época de la pizarra con tiza y durante este tiempo han dado muestras de ser un gremio grande y coordinado para enfrentar sus demandas.
Crédito fotografía: 
El Día
Los colegios municipalizados llevan más de un mes paralizados y sus dirigentes plantean que a pesar de los esfuerzos del gobierno por quebrar la movilización no lo han conseguido. Sin embargo, en la Región de Coquimbo, la Provincia del Limarí decidió bajar el paro como una medida táctica.

Hace más de un mes los profesores de todo el país iniciaron un paro indefinido reclamando una serie de reivindicaciones, indicando que el movimiento se iniciaba más que por temas económicos por una serie de problemas que enfrentan a diario en los establecimientos y en las aulas, donde hacía falta infraestructura adecuada, medios de trabajo y también seguridad, además de considerar que había un área de la educación que estaba siendo discriminada, refiriéndose a las educadoras diferenciales.

De esta forma se dio inicio a la marcha del profesorado, que se traduce en un paro indefinido por parte de la educación municipal que no ha encontrado acuerdo con el gobierno, a pesar de haber sostenido una mesa de diálogo que no arribó a buen puerto.

En consecuencia, las negociaciones se encuentran en un punto muerto.

Pero en qué pie se encuentra este movimiento, cuáles son los temores de los profesores, podría quebrarse internamente el paro, están desgastados, qué es lo que más indigna al profesorado. Estas son algunas de las preguntas que surgen tras cinco semanas con las aulas municipales sin alumnos.

En qué está el paro.

En estos momentos (así lo reconoce el gobierno y los profesores a nivel nacional) las negociaciones están en punto cero, luego que si bien se sentaron a negociar y se encontraron varios puntos de acuerdo, no coincidieron en solucionar la discriminación que acusan los docentes con las educadoras diferenciales, que se traduce en el pago de la bonificación por el reconocimiento a la mención de las educadoras diferenciales; el currículo escolar y la deuda histórica, por lo que la asamblea del Colegio de Profesores, rechazó la oferta del gobierno y la mesa de negociación se cerró por el momento.

Además, el gobierno fue claro en señalar que las negociaciones se iniciarían cunado depusieran el paro. Fue el subsecretario de Educación, Raúl Figueroa, quien descartó retomar la mesa mientras se mantuviera el paro; pero esta condición el gremio no está dispuesto a transar y el presidente nacional del Colegio, Mario Aguilar, dijo que había disposición y flexibilidad, pero que no iban a deponer el paro.

Los temores del profesorado.

Si bien los dirigentes del Colegio de Profesores han  mantenido unidos a los docentes durante el movimiento, son los propios maestros los que han manifestado algunos temores y uno de ellos es dejar de percibir sus sueldos, lo que eventualmente los pondría de rodillas y sería complicado mantener la causa con los brazos arriba.

“Estamos hasta el final con el paro, aunque  tememos que dejen de pagarnos los sueldos, porque detrás de nosotros hay familias y deudas que saldar”, señala la profesora Aida Ramos.

El mes de junio en La Serena, por ejemplo, las remuneraciones fueron canceladas, pero ha sido el propio edil, Roberto Jacob, quien ha dicho que no podía asegurar que esto se repitiera en julio. “Se les canceló totalmente a los profesores, porque a nosotros nos llegó la subvención completa, pero eso depende de lo que nos llegue de Santiago y no sabemos qué va a pasar en julio. Ojalá que lleguen a un buen acuerdo con las remuneraciones de este mes, porque ellos están en un movimiento que yo considero justo”.

Otro temor que tendrían los docentes, es que la ministra de Educación, Marcela Cubillos se cierre en sus posturas y conflictúe mucho más la educación, por eso han señalado que si el diálogo no prospera con la titular de la cartera, debiera ser directamente con el presidente Sebastián Piñera la negociación, pero ha sido el propio Mandatario quien ha respondido señalando que no negociaría personalmente porque  para eso estaban los ministros y subsecretarios. “Si yo pensara que sentándome a la mesa podemos resolver el problema, lo haría inmediatamente”,  dijo.

Sin embargo, el profesorado se ha encargado de recordarle que durante su primer gobierno, se sentó a la mesa con los estudiantes y profesores, luego de meses en paro.

¿Podría quebrarse el movimiento?

Los dirigentes apuestan a que finalmente el gobierno flexibilice sus posturas y se acaben las acusaciones de trasfondo político tras el paro, pero descartan que en estos momentos puedan ser quebrantados, aunque reconocen que se van produciendo desgastes normales.

“Si bien el movimiento se mantiene fuerte, lógicamente ha  sufrido un desgaste”, señala Mario Sánchez, presidente del comunal La Serena del gremio, pero a la vez recuerda que hay movilizaciones anteriores que se han prolongado tres meses antes de que se acabe el conflicto.

Precisamente la estrategia a la que estaría apostando el Mineduc sería el desgaste del movimiento y a levantar conflictos internos del Magisterio.

Fue el propio Colegio de Profesores que dio luz a esto, cuando el jueves el segundo vicepresidente, Jaime Gajardo, entregó una carta en el Ministerio de Educación, firmada por organizaciones de base, solicitando retomar el diálogo, dando cuenta de tres de los doce puntos en los que todavía no se logran acuerdos y que son el pago de la bonificación por el reconocimiento a la mención de las educadoras diferenciales, la deuda histórica y el currículo escolar. Este hecho molestó a algunos dirigentes quienes calificaron como una debilidad lo obrado y que no era el momento de estar dando ese tipo de señales.

Sobre la estrategia del gobierno, Mario Sánchez indica que es claro que “el gobierno ha apostado al desgaste, pero el desgaste como ellos lo esperaban no se ha producido, se ha mantenido la fuerza y la convicción respecto a lo que se está buscando. Este paro es más místico, tiene otra sustancia en términos de lo que el colega está sintiendo y lo que está buscando. De partida las temáticas son distintas, antes eran de tipo salarial y estas no”.

En La Serena

Mario Sánchez, presidente comunal del gremio ha señalado que el movimiento está en buen pie y también reconoce que hay colegios, igual que en todo Chile, que no han paralizado, porque tiene otro sistema, utilizan la movilización antes que la paralización. Pero también diferencia entre colegios de comunas grandes con otras que son rurales, donde incluso hay escuelas unidocente.

“Eso hace que la visión, el enfoque y la forma de enfrentar la paralización sea distinta”, pero valora que este paro sea distinto al de años anteriores y “ha tenido una fuerza muy distinta y el desgaste en esas paralizaciones fue mayor”, como ocurrió por el bono SAE, donde estuvieron un mes sin hablar con el gobierno y las riendas la tomaron las regiones, involucrándose un mes y medio después la dirigencia nacional.

Lo que más indigna

Lo que más ha molestado al Magisterio son las declaraciones agresivas y con tinte dictatorial de la ministra Cubillos y señalan que en nada aportan al comportamiento que debiera imperar en  una negociación. 1601

Visión de exdirigente

Lombardo Toledo, quien en la actualidad es consejero regional, fue por varios años dirigente regional del Colegio de Profesores, cuando recién se iniciaba la democracia.

Comparte plenamente el paro del profesorado indicando que “estoy comprometido con su causa, porque los argumentos de forma y de fondo son contundentes, amén de la deuda histórica, hay un tema de dignificación de su rol como maestros en este nuevo modelo que quiere implantar el gobierno sin la participación del Colegio de Profesores, que son los entes representativos de la comunidad escolar, especialmente en la discriminación para crear un currículum y los profesores han actuado dignamente”.

Toledo plantea que la solución está por la vía del diálogo, lo que se aleja cuando el ministerio se sienta en una mesa, pero en realidad “gerencia con una realidad lejana a la comunidad educativa, no hay un nexo y existen colegios que carecen de todos los elementos para que un alumno pueda competir de mejor manera con otros establecimientos del sistema educativo”. Aun así, en La Serena hay establecimientos que no adhieren al paro: Colegio Javiera Carrera, Pedro Aguirre Cerda, Bernarda Morín, Coquimbito, Alfalfares, Caleta San Pedro, Saturno y los colegios unidocentes.

Además, en la región se bajaron de la movilización los docentes de la provincia de Limarí. En este caso, mediante un comunicado señalan que han “determinado bajar el paro, esto a modo de repliegue táctico, toda vez que, entendemos que la movilización docente no se agota en esta movilización. Entendemos claramente que la lucha continua y que ésta la debemos dar en todos los frentes”.

 

 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X