Crédito fotografía: 
Cedidas
Ocho orientadores y dos facilitadores interculturales componen este equipo, que busca simplificar el acceso a la información de los procesos de atención para los pacientes del hospital San Pablo.

Mejorar la atención a los usuarios del hospital de Coquimbo, ha sido uno de los ejes con los que se ha comenzado a trabajar fuertemente durante este año. En este sentido, desde el mes de marzo se incrementó el número de orientadores destinados a facilitar el acceso a la información y a los procesos cotidianos a los que los pacientes del recinto hospitalario, deben enfrentarse día a día.

Para el éxito de este nuevo servicio, el equipo de orientadores, pertenecientes a la Unidad de Gestión del Usuario y Participación, tuvo una intensa capacitación, a través de talleres prácticos que les permitieran desarrollar habilidades, destrezas y aptitudes en la atención.

Así como también en trato e  información. Teniendo un óptimo conocimiento de sus quehaceres, así como la relevancia de  superar situaciones de conflicto y mantener una adecuada coordinación y comunicación con el resto de los estamentos del HSP.

Este periodo de inducción fue guiado por el coordinador del área, el trabajador social Miguel Barraza, quien manifestó que “con este proceso de entrenamiento, se busca que el equipo de orientadores del Hospital San Pablo cuente con herramientas técnicas, teóricas y prácticas que permitan resolver de mejor manera las dificultades que presenten nuestros usuarios. Especialmente adultos mayores, personas que presenten situación de discapacidad y personas migrantes. Nuestra idea principal es hacer que la experiencia de atención sea más grata y expedita, con un claro enfoque hacia la satisfacción de nuestros usuarios”.

10 orientadores apoyarán a los usuarios en el Hospital de Coquimbo.

Desde el mes de abril, ya los orientadores y facilitadores culturales han iniciado sus funciones en los diferentes servicios clínicos y unidades del hospital. Distribuyéndose principalmente en los centros neurálgicos de demanda de atención.

Es decir, Unidad de Emergencia, Policlínicos, Farmacia, Torre de Hospitalización y los facilitadores interculturales de origen haitiano, que acompañan a nuestros usuarios migrantes en sus diversas necesidades, donde destaca principalmente el Servicio de Ginecología y Obstetricia.

"Nuestra idea principal es hacer que la experiencia de atención sea más grata y expedita, con un claro enfoque hacia la satisfacción de nuestros usuarios", indicó el coordinador del área, el trabajador social Miguel Barraza.

“Con la capacitación que realizamos en marzo y la incorporación de más orientadores y facilitadores, el sentido es ahora avanzar en que el usuario pueda percibir realmente un cambio positivo en algunos ámbitos de la acogida, información y trato que reciben en nuestro establecimiento. Ahora, la labor nuestra y de la coordinación, estará volcada en la sistematización de ciertos flujos de coordinaciones, tareas y labores que cumplirán cada uno de los orientadores  en coherencia con las respectivas Unidades y Servicios. Este es el trabajo que se fortalecerá en los próximos meses”, destacó Mario Castillo, jefe de la Unidad de Gestión del Usuario y Participación del Hospital de Coquimbo.

El trabajo de los orientadores ya ha sido reconocido por los usuarios del recinto, quienes han manifestado la importancia de la ayuda que han recibido. “A nosotros como adultos mayores muchas veces se nos hace difícil saber qué debemos hacer y dónde tenemos que ir para que nos atiendan, pero acá los jóvenes orientadores nos ayudan y nos acompañan”, expresó Ana Gómez, usuaria del hospital.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital