• Las aglomeraciones son el gran problema que enfrenta Coquimbo, ya que la gente no respeta las normas ni las recomendaciones, aunque justifican que muchísimos trámites son presenciales y no tienen otra opción que salir a la calle. También los lleva a la vía pública el trabajo.
    Las aglomeraciones son el gran problema que enfrenta Coquimbo, ya que la gente no respeta las normas ni las recomendaciones, aunque justifican que muchísimos trámites son presenciales y no tienen otra opción que salir a la calle. También los lleva a la vía pública el trabajo.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
A poco más de un mes de que se detectara el primer caso de Coronavirus en la región, en Coquimbo la comunidad continúa actuando como si el contagio no existiera y el control que se aprecia en las calles es escaso. Largas filas, sin mantener la distancia social, incluso aún personas sin mascarilla. Los vecinos dicen que tienen que hacer trámites imposibles de hacer por internet y trabajar por el sustento.

A poco más de un mes de que se produjera el primer contagio por Coronavirus en la región, en Coquimbo continúan las grandes aglomeraciones con el evidente riesgo de contagio del Covid-19.

Cientos de personas en las calles y cúmulos de personas haciendo grandes y estrechas filas donde definitivamente no se cumple la distancia social.

En muchos casos un gran desorden que va en una dirección completamente opuesta a las recomendaciones que ha estado haciendo permanentemente el gobierno. Incluso, aún se ve transitando una importante cantidad de gente circulando sin mascarilla.

Las justificaciones

Pero ¿cuáles son las justificaciones que tiene la comunidad para  saltarse las normas y las recomendaciones frente a una pandemia que les puede costar la vida?

Los primeros argumentos señalan que  son muy pocos los trámites que se pueden realizar por internet, que salen a la calle porque si no trabajan no comen y también porque tienen que asistir de manera obligada a consultorios, hospitales y notarías, entre otros.

Eduardo Catalán quien se encuentra en una fila de un banco explica que “si dependiera de mí me quedaría en mi casa, pero casi el 90% de los trámites hay que venir al banco, cuando debería ser todo lo contrario. Ni se le ocurra perder la tarjeta de la cuenta RUT, va a tener que estar por lo menos dos o tres horas en la fila y nadie respeta la distancia”.

Amanda Moreno, es vendedora ambulante y plantea que  “si no salgo a la calle en la casa no comemos, tengo dos hijos y mi esposo está sin trabajo, nos tenemos que turnar para quedarnos con los niños, antes podíamos andar con ellos”.

“Usted no puede hacer ningún trámite de la notaría por internet, cómo quiere que la gente no venga. Falleció mi padre y vengo a hacer la posesión efectiva de la casa, eso no lo puedo hacer por internet”, indica Ximena Soto

Sobre esto último, el seremi de Desarrollo Social, Marcelo Telias, sostiene que esa seremía ha avanzado en muchos trámites y explica que  para evitar aglomeraciones pagan algunos beneficios abecedario, como el Programa Vínculos.  “El registro Social de Hogares ya no se hace presencial, es a través de la página de internet y telefónica. También puede averiguar si es beneficiario del Bono Covid”.

Referente a las zonas rurales, Telias indica que se sigue pagando como antes, pero se les agregó la cancelación de los bonos que recibe y se hace todo de una vez, no tiene que ir varias veces.

La desobediencia

Algunos habitantes se quejaron del municipio, sindicándolos como uno de los responsables de que la gente ande haciendo la vida normalmente, porque, según sostienen, ellos deberían preocuparse que los bancos tengan gente ordenando, controlando que usen mascarillas, ya que la entidad edilicia prohíbe circular sin éstas.

A nivel regional, las autoridades a cargo han responsabilizado a la propia comunidad que se ha comportado de manera desobediente.

“Lamentablemente hemos notado un aumento explosivo en concurrencia de gente al centro de La Serena y Coquimbo"- Pablo Onetto, general de Ejército.

En declaraciones formuladas por el general Pablo Onetto en días pasados, éste señaló que “lamentablemente hemos notado un aumento explosivo en concurrencia de gente al centro de La Serena y Coquimbo. Ya  hace bastante tiempo, más de 10 días tenemos gente permanente en estos dos  centros, alrededor de 15 hombres que están cooperando y ayudando en las filas en los bancos, con gente permanente en las cajas pagadoras de adultos mayores, pero tengo la sensación que la gente se está acostumbrando que para estar  en una fila ordenada y con la distancia que corresponde, tiene que haber un militar y eso yo creo que después de 30 días no es algo productivo, no es algo eficiente que nos ayude”.

El alto oficial invitó a la comunidad que tenga que ir a hacer algún tipo de trámite al centro, “que vaya específicamente a ese trámite. Encuentro que hay un relajo por parte de la gente  en este trámite, quizás hay un cansancio producto de las medidas que se han tomado.”, dijo Onetto.

El mayor riesgo es un brote de contagio entre las multitudes.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital