Crédito fotografía: 
El Día/Referencial
Mañana una nueva comuna de la región pasará a tener medidas más restrictivas debido al aumento de casos. Respecto al escenario en La Serena y Coquimbo, el intendente Pablo Herman descartó haber requerido un confinamiento total y llamó a trabajar colaborativamente para superar el alca de casos Covid-19. "Nosotros no hemos pedido cuarentena, pero siempre estaremos evaluando", argumentó.

Hace una semana atrás, la Región de Coquimbo alcanzó la cifra diaria de contagios más alta de lo que va de pandemia. Los números encendieron las alarmas y se preveía una inminente cuarentena, puesto que se elevó la cantidad de casos activos y la red asistencial mantenía una alta demanda de hospitalizaciones. 

La medida se aplicaría, eventualmente, en las comunas de La Serena y Coquimbo, que a esa fecha sumaban 506 pacientes en etapa activa, sin embargo, el escenario se habría “estacionado” por lo que el confinamiento se estaría alejando, al menos por el mes de febrero. 

En el balance sanitario de ayer, el subsecretario de Redes Asistenciales, Alberto Dougnac, anunció que en la zona, sólo la comuna de Andacollo retrocederá este sábado 13 de febrero a la Fase 2 de Transición del Plan Paso a Paso. En tanto, la conurbación y Los Vilos continúan en la misma etapa. 

Los expertos aseguran que en esta segunda ola, la transmisibilidad del virus es mucho más alta y así ha quedado demostrado en otros territorios que se han tenido que adaptar a nuevas restricciones, lugares que el año pasado no vivieron cambios sustanciales. 

En concreto, a las 05:00 horas de mañana la comuna minera entrará a esta nueva fase, donde una de las principales características es la cuarentena para los fines de semana y festivos, así como la reducción de aforo, con una capacidad máxima de 5 personas, en encuentros o reuniones de carácter social, ya sea en casas o en otros recintos. 

En cuanto a las estadísticas, la conurbación sigue con 527 casos activos, Los Vilos con 28 y Andacollo con 13. 

El alcalde de Andacollo, Juan Carlos Alfaro, dijo que la medida era esperada, ya que el rebrote se ha registrado en todo el país. Llamó a la comunidad a informase sobre las implicancias de esta acción y a seguir cuidándose. Además, contó que tras ser notificado por las autoridades regionales se reunió con distintos actores, como el comercio, para respetar el anuncio. 

“En la comuna ha habido un aumento de casos por lo que invito a cuidarse, ahora comunicaremos a la comunidad lo que significa esta nueva fase para que nadie tenga problemas de sanciones”, aseveró. 



PANORAMA INCIERTO EN LA CONURBACIÓN



Ayer en la mañana, las autoridades regionales junto al Colegio Médico participaron en un nuevo comité de crisis, donde abordaron el panorama epidemiológico en medio de la temporada estival y trazaron estrategias para reforzar los controles de cuarentena y restricción vehicular para este fin de semana en La Serena y Coquimbo. 

Sin embargo, uno de los temas inciertos del que no se tiene mayores antecedentes es la eventual cuarentena para las principales urbes de la región. Si bien los análisis se han realizado en completo hermetismo, hay algunas declaraciones que son claves y que confirman que la idea de un confinamiento está descartada. 

El intendente Pablo Herman detalló que en la instancia se evaluaron los números y se analizó el comportamiento de la red asistencial que hasta hace algunos días se mantenía tensionada debido a la alta demanda de hospitalizaciones. 

“Hay un compromiso del Servicio de Salud de poder tener disponibles camas UCI y se ha hecho un trabajo importante de proyección. Hoy vemos que hemos logrado un cierto control de los contagios y la buena noticia es que no hemos bajado a cuarentena y tampoco el intendente solicitará eso”, añadió. 

El jefe regional reiteró que el llamado en este momento es a seguir trabajando en conjunto, colaborativamente con los especialistas, área de salud y las policías, quienes se han encargado de vigilar el cumplimiento de las medidas de la Fase 2. 

“Todavía no dan los resultados, lo que sí hemos visto una pequeña disminución y vamos a esperar lo que  anuncie el Minsal, nosotros creemos que no debiésemos retroceder. Nosotros no hemos pedido ni vamos a pedir cuarentena, pero siempre estaremos evaluando”, aclaró.

Y es que las autoridades estarían apostando por agotar todos los recursos y herramientas que se pueden implementar en esta etapa, de esta forma, Herman confesó que una eventual restricción vehicular para la semana es una de las que se estaría barajando para reducir la movilidad. 

Por su parte, el alcalde de La Serena, Roberto Jacob, dijo que lo ideal es que el estancamiento de los contagios se mantenga y vayan bajando. “Llevamos dos días con una disminución y espero que continúe para no llegar a una cuarentena total”. 

Su par de Coquimbo, Marcelo Pereira, prefirió ser más cauto y señaló que los indicadores aún lo mantiene en alerta y ve necesario fortalecer las medidas de prevención y aumentar las fiscalizaciones para disminuir la movilidad.

“Creo que con los números aún hay que ser cautos, en Coquimbo tenemos 195 casos activos, siendo el sector de Tierras Blancas el que presenta la mayor cantidad de casos positivos. Un par de días con casos a la baja no debe ser tendencia”, expresó. 

Por último, dijo que una nueva cuarentena sería muy difícil de sobrellevar, “sobre todo con el porcentaje de cesantía que tiene la región y la necesidad que manifiestan diariamente nuestros vecinos”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X