Crédito fotografía: 
Andrea Cantillanes
El nuevo director regional de Corfo conversó con diario El Día acerca de los desafíos de la institución, que según dice, está firmemente arraigada en el inconsciente colectivo de las empresas chilenas. A priori, sus desafíos serán retomar la senda del crecimiento, apalancando más recursos a la región para financiamiento no solo de nuevos proyectos, sino que del crecimiento orgánico de los que ya existen.

Casi un año estuvo Corfo en la Región de Coquimbo a la espera de un nuevo director, desde la renuncia de Andrés Sánchez en julio del año pasado, momento en que Gustavo Dubó asumió de forma interina el cargo. Por lo mismo, el nombramiento era esperado en la región, que sin embargo se hizo esperar. Con todo, la semana pasada se nombró al nuevo directivo regional de la institución que apoya el emprendimiento en Chile. Gregorio Rodríguez, abogado especialista en derecho económico y ex seremi de Justicia durante el primer gobierno de Sebastián Piñera, recibió el cargo con una serie de desafíos que plasmó en conversación con diario El Día.

A priori, las metas se resumen en retomar la senda del crecimiento, apalancando más recursos a la región para financiamiento no solo de nuevos proyectos, sino que del crecimiento orgánico de los que ya existen.

-¿Cómo recibe Corfo en Coquimbo? ¿Qué balance hace de lo realizado en el último año?

“Recibimos una institución que está fuertemente radicada en el inconsciente colectivo de los sectores productivos de la zona. Corfo es uno de los motores que impulsa las capacidades productivas en materia de innovación, competitividad y de prestación de apoyo con financiamientos y asesorías técnicas a las empresas y emprendedores de la zona. Y la meta es continuar con ello, pero con un especial foco en aquellas firmas que están haciendo algo distinto, que no piden solamente apoyo para seguir participando de un mercado, sino que quieren dar el salto, perfeccionarse, que generalmente es lo que agrega valor a una compañía”.

-Desde Corfo el pulso de la economía se siente más de cerca, ¿qué lectura hace del dinamismo del sector hoy?

“Ciertamente nos encontramos con una realidad económica muy deprimida, al igual que en todo el país. Los últimos cuatro años no fueron buenos desde ese punto de vista. Y ahora los empresarios en general esperan un cambio, con un enfoque pro crecimiento. En el gobierno anterior se confundieron las prioridades, se dejó de trabajar en materia económica y se puso énfasis en otras cosas, que no son necesariamente poco importantes, pero que la ciudadanía resintió desde el punto de vista de la inversión. La inversión privada cayó en los últimos años y desde que fue elegido el presidente Sebastián Piñera en diciembre, los indicadores volvieron a repuntar. Es decir hay una alta expectativa a nivel nacional por lo que podamos hacer. Y en sentido no nos vamos a perder”.

-¿Cómo pretenden retomar el crecimiento desde Corfo?

“La matriz productiva de la zona se encuentra diversificada, pues tenemos actividades fuertes en minería y pesca, además del sector agrícola y construcción. Sin embargo vemos que estas actividades se concentran principalmente en el sector primario, con un fuerte componente de recursos no renovables. Por lo mismo, hay que impulsar un rubro que tiene buenas perspectivas, que es el de servicios, donde el turismo es el protagonista.

En esa misma línea, queremos retomar la senda del crecimiento en todos los sectores. En la agricultura, en la pesca, y en el sector caprino también, por el arraigo cultural que tiene esa actividad en la región. Son todas actividades endémicas de la zona con sistemas culturales completos que impulsan toda una red de empresarios y familias, entonces también Corfo busca valorar esa parte del crecimiento rescatando la cultura local. Vemos el crecimiento como un concepto orgánico y sistémico que implica no solamente que una empresa crezca en ventas, sino que mantenga la identidad”.

-¿Qué balance hace respecto a la  entrega de financiamiento el último año?

“Hay presupuestos que son propios de Corfo y otros que son ejecuciones de los FIC, que son recursos regionales. En conjunto, durante el año pasado se ejecutaron $6.728 millones. Esa cifra ha ido bajando en los últimos años y nuestro foco es que vuelva a repuntar y volver a ejecutar cifras cercanas a los $8 mil millones, que años atrás fue el promedio. Con todo, la región de Coquimbo es la segunda después de Concepción donde más se entregan fondos. De todas maneras el desafío es seguir mejorando. Por eso queremos iniciar nuevas líneas de inversión en rubros que son estratégicos, como el de servicios y también en la línea de la innovación. Aquí la idea es impulsar el desarrollo al interior de las empresas”.

-¿Tienen en carpeta abrir más centros de Cowork, como La Brújula?

“La Brújula Cowork es un centro colaborativo apoyado por Corfo que en 2017 tuvo más de 2 mil beneficiarios, con más de 100 actividades mensuales. Y sí, hay espacio para seguir creciendo en esa línea en la región. El fenómeno a nivel mundial indica que hay muchas pymes que necesitan espacios a bajo costo para trabajar, pero también necesitan redes de contacto, que se convierten en una suerte de inteligencia colectiva y que justamente se va creando en estos centros”.

LA IMPORTANCIA DE APALANCAR EL TALENTO DE LA REGIÓN, A LA ZONA

De un tiempo a esta parte mucho se ha hablado de la migración de talentos regionales a Santiago por falta de oportunidades en la zona, o bien por un ecosistema emprendedor poco desarrollado. Asimismo, múltiples esfuerzos se han llevado adelante en busca de la instalación de ese ecosistema que busca retener a los buenos elementos en Coquimbo.

Al respecto, Rodríguez comenta que hay dos líneas que son importantes de destacar. Lo primero es el fortalecimiento de las áreas de ciencia y tecnología en las universidades regionales, para lo que existe un programa de apoyo desde Corfo, llamado Educación 2020. “Efectivamente vemos que nuestros niños prefieren estudiar en Santiago o Valparaíso por la calidad de los programas de estudio, pero replicarlos en regiones justamente avanza en la línea de retener talentos”, dice.

Y en una segunda línea se busca avanzar en la generación de un ambiente, de una ciudad y de una región con una red de soporte para generar actividades, y que ellas puedan mantenerse en el mismo lugar. “Para esto es importante avanzar en la línea de centros tecnológicos que buscan financiar o cofinanciar capitales especializados en las empresas, con el objetivo que ellos no tengan que migrar en búsqueda del crecimiento sino que todo lo contrario, lograr ser un polo de atracción para emprendedores y nuevas empresas”, concluyó.

Claves del perfil de  la nueva  autoridad

Gregorio Rodríguez es abogado de profesión y ha sido profesor de Derecho Económico en varias universidades de la región. Hay que destacar que el derecho económico se ocupa justamente de los mismos focos que aborda Corfo, como es el crecimiento económico, a la innovación y la capacidad productiva de un país. “Desde ese punto de vista, los temas de Corfo siempre han estado presentes para mi, y aunque no había trabajado directamente en la institución, sí venía con experiencia política. Fui seremi de Justicia en el primer gobierno de Sebastián Piñera y he tenido actividad política desde la universidad”, cuenta Rodríguez, quien lleva 15 años viviendo en la Región de Coquimbo.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X