• Los parlamentarios expresaron sus posturas respecto a lo que implicaría para el país realizar una nueva Constitución, desde cero. Mientras Matías Walker y Raúl Saldívar se mostraron favorables, Juan Manuel Fuenzalida advirtió de consecuencias “desastrosas”.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Los parlamentarios Matías Walker (DC), Raúl Saldívar (PS) y Juan Manuel Fuenzalida (UDI) estuvieron en la última edición del foro Voces Al Día y marcaron sus diferencias respecto al proceso constituyente. Admitieron el descrédito de la clase política que se vio reflejada en la última encuesta CEP, y precisaron que había llegado el momento de alcanzar acuerdos.

Una edición especial del foro Voces Al Día se vivió la tarde de ayer. En su programa número 12, los invitados fueron parlamentarios de la región quienes han estado en la primera línea de la discusión a nivel nacional. 

Matías Walker (DC); Raúl Saldívar (PS), Juan Manuel Fuenzalida (UDI) analizaron el estallido social a tres meses desde su inicio e hicieron frente a los cuestionamientos que han enfrentado ellos en particular, como parte de la clase política, lo que se vio graficado en la última encuesta CEP (Centro de Estudios Públicos), que, además de situar en un histórico rechazo al presidente Sebastián Piñera con 6% de aprobación, también da cuenta de que la desconfianza en instituciones como el Congreso y los partidos políticos llega a un 3% y a un 2% respectivamente. 

"No nos escondimos"

Consultados respecto a por qué se habían demorado tanto en aparecer en escena, y si se habían escondido cuando estalló el movimiento, sin dar luces durante al menos los primeros 10 días de crisis cuando el país se encontraba viviendo los momentos más complejos, las respuestas fueron diversas.

Walker aseguró que de ninguna manera él había dejado de trabajar, ni menos se habría ocultado. “Nadie que viera la televisión desde el día 18 de octubre en adelante, podría decir que me escondí. Lo que hicimos desde el primer minuto, y fue lo que me correspondió por ser el presidente de la Comisión de Constitución, fue poner en tabla el proyecto de la ex presidente Bachelet de la Nueva Constitución. En ese entonces todos nos decían que no, que eso no era prioridad de la gente, pero se equivocaron (…) Estamos muy agradecidos de poder elaborar una nueva Constitución en democracia”, aseveró. 

Agregó que su compromiso es precisamente ese, con la democracia y las instituciones, por lo mismo, criticó a quienes sacaban cuentas alegres respecto al rechazo del presidente de la república. “Eso nos hace mal como país. Pero hay un dato que es muy esperanzador y que también salió en la encuesta CEP, y es que un 71% de la gente valora los acuerdos, un 20% más que en la última encuesta realizada”, expresó. 

El diputado Raúl Saldívar sostuvo que, “aquí no se escondió nadie”, simplemente esperaron ya que era el momento en el que la sociedad debía manifestarse. “Este movimiento establece que no representamos efectivamente lo que ellos quieren. Aquí hay un conjunto de demandas, pero esas demandas, la gente movilizada estima que no están en la lógica ni en la mente del mundo sistémico, de la institucionalidad, del mundo parlamentario, y por esa razón el acuerdo (por la Constitución) es valorado, porque recoge elementos de ese movimiento”, manifestó. 

Con respecto a su actuar, indicó que la comisión de Derechos Humanos a la que pertenece sesionó permanentemente, pero aquello no fue cubierto por los medios de comunicación. “Siempre estuvimos atentos al actuar de los carabineros y alertamos de que se estaban vulnerando los Derechos de los manifestantes. Estábamos constantemente haciendo los emplazamientos respectivos para que existieran pronunciamientos respecto a los abusos que se cometieron, eso estuvo vigente, y por lo tanto el parlamento y nosotros también”, puntualizó. 

"Sí hubo muchos que se escondieron"

Por su parte Juan Manuel Fuenzalida de la UDI, tuvo una opinión diferente. Aseguró que “hubo muchos que sí se escondieron, y no solamente a nivel parlamentario sino que también a nivel de Gobierno y también de oposición. Creo que mucha gente se restó de lo que se podía hacer y de lo que no se podía hacer. Ahora, también hubo algunos que salimos a condenar la violencia desde el primer momento”, aseveró. 

En relación a la poca valoración que se tiene respecto a ellos, consignó que “hemos llegado a un punto que, desde el punto de vista del Congreso, está claro que la gente está enojada y está con rabia. Es un Congreso que lamentablemente no está en sintonía con lo que quiere la gente, que se demora demasiado en sacar una ley, porque hay que reconocer que a veces se requiere de una cosa y sale 6 años después, entonces eso no puede seguir pasando”, expresó. 

Rebaja de la dieta

En este punto, los parlamentarios fueron consultados sobre por qué si durante años se venía hablando de la rebaja de la dieta parlamentaria nunca la concretaron, y pusieron trabas, y ahora, en el contexto del estallido social sí fueron capaces de hacerlo en una semana.

“Lo que pasa es que todas estas propuestas que hubo antes de rebajar la dieta eran verdaderos shows mediáticos que se hacían en la cámara a través de los famosos proyectos de resolución, que no tienen ninguna incidencia práctica, porque esto es pedirle al Ejecutivo que mande un proyecto de ley para hacer algo”, señaló Fuenzalida. 

Walker, ratificó que todo lo que tenía que ver con dinero, era resorte del Gobierno, pero que en su momento sí se habían iniciado los trámites.

“Efectivamente, teníamos otras prioridades, como la ley de infancia, por ejemplo. Hoy día esto está en manos del Senado y lo que nosotros hemos pedido al Banco Central, un órgano externo que revise todos los altos sueldos de las más altas autoridades del Estado, porque nadie dice nada, por ejemplo, de asesores que ganan más que los parlamentarios y para qué decir, el escándalo de la corrupción en Codelco, los sueldos que se pagan ahí y en los directorios de empresas públicas, por tanto tienen que ser entes externos los que fijen esos sueldos y revisen todo”, aseveró. 

Ley antisaqueos

Esta semana se aprobó en la cámara de diputados la denominada Ley Antisaqueos, iniciativa legal que modifica el Código Penal para tipificar como delito la “alteración de la paz pública mediante la ejecución de actos de violencia” y establece penas para actos como saqueos, barricadas en la vía pública y “el que baila, pasa”.

Matías Walker fue uno de los que votó a favor de este proyecto (del cual fue coautor) y reafirmó su decisión.

“Yo soy coautor de este proyecto, y nace trasversalmente de un gran acuerdo entre la Democracia Cristiana y Renovación Nacional. Esto era necesario porque habíamos tenido más de 20 mil detenciones, y más de 20 mil formalizaciones con ocasión del estallido social, y a muchas de estas personas que se les detuvo, que se les dejó libre (…) Entonces, digamos las cosas como son, hay algunos que aceptan la violencia en las manifestaciones sociales, y hay otros que decimos que la justa causa de las manifestaciones sociales se ve empañada por los delincuentes que se valen y que abusan de estas manifestaciones sociales para cometer hechos de violencia (…) El frente amplio aprobó este proyecto y después se arrepintió por las presiones de las redes sociales, pero yo nunca voy a cambiar de opinión por estas presiones”, aseveró. 

Criminalizar la protesta

Para Raúl Saldívar, quien votó en contra de esta ley, la normativa efectivamente criminalizaba la protesta social. “Mi voto fue por una cuestión de convicción, porque creo que esta ley no va a lograr su objetivo, puesto que lo que se requiere es especializar a las policías en el manejo de asuntos de orden público. Incluso, después de este movimiento que se ha producido será necesario reformular la institución porque ellos mismos han reconocido que no estaban preparados para enfrentar eventos como este porque se dieron cuenta que sus capacidades no estaban a la altura, eso los ha llevado a cometer excesos”, precisó. 

Fuenzalida, estuvo a favor del proyecto de ley, ya que considera “urgente, restituir el orden público”, y sostiene que se han cometido actos criminales durante las manifestaciones. “Cuando tú pasas pro afuera del Hotel Costa Real y ves los destrozos y las barricadas, si eso no es criminal no sé qué es. Aquí no nos podemos perder, el orden público y la paz social tienen que estar primero ante todo y el estado de derecho es la base de una democracia. Aquí la violencia hay que condenarla”, especificó. 

Respecto a los informes que indican que han existido violaciones a los Derechos Humanos, el parlamentario expresó que para él en particular, el que tenía mayor validez e independencia era el elaborado por Human Rights Watch. “Creo que es el único serio, que no es sesgado y que no es partidista. Pero no nos olvidemos que el Gobierno aquí hizo un llamado a todas las organizaciones. Nunca ocultó nada. Aquí hay que condenar la violencia, y las violaciones a los Derechos Humanos con la misma fuerza”, especificó. 

El proceso constituyente

Respecto a la nueva Constitución, los parlamentarios marcaron posturas. Walker hizo el llamado a elaborar la carta fundamental en democracia y expresó que, de ganar esta opción, su postura sería la Convención Constitucional para que sea la propia gente la que la elabore. “Yo estoy convencido de que aquí va a pasar algo muy similar a lo que pasó el año 88, por más que algunos intenten instaurar la campaña del terror, de que si ganaba el NO, íbamos a volver  a la UP, y finalmente fue una campaña alegre, y lo que vino después, fueron buenos años en los que recuperamos paz social, con un crecimiento económico y un 70% salió de la pobreza, por tanto llamo a que ese día la gente vaya y vote para aprobar la nueva Constitución”, sostuvo. 

En la misma línea enfatizó en que este movimiento social ha generado las condiciones para que se llegue a un acuerdo para iniciar un nuevo proceso constituyente nuevo. “Con esto le podemos dar a Chile nuevas características, más solidarias (…) Aquí hay una constitución que va poniendo límites a las posibilidades de ir haciendo cambios importantes y hemos vivido con una cosmética permanente y no con los cambios profundos que las personas quieren”, aseguró. 

Rechazo

Desde su vereda Juan Manuel Fuenzalida expresó todo lo contrario, y precisó que esta Constitución, le había traído prosperidad al país. “Además fue reformada por Ricardo Lagos, y tiene más de 95 reformas, entonces una Constitución, ¿te va a solucionar el problema cotidiano? No, por supuesto que no, si una Constitución es el paraguas sobre el cual se dicta el ordenamiento jurídico y se tiene que respetar. Y dicho sea de paso, dentro de las prioridades según la encuesta CEP, el tema constitucional está en el puedo 10 u 11, no es el tema central por el cual salió a marchar la gente. Entonces, cambiarla entera y mantenernos con la incertidumbre dos años, desde luego que sería perjudicial para el país “, enfatizó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X