Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Encuesta del Mineduc expuso que el 88 por ciento de los encuestados cree que debería prohibirse. Autoridades valoran el uso mientras sea de la mano con una finalidad pedagógica. Padres y apoderados lo declaran un elemento importante de comunicación.

Una reciente encuesta por parte del Ministerio de Educación a profesores, directores  y apoderados entregó como resultado que cerca del 88 por ciento cree que se debe prohibir el uso de celulares a los alumnos. Es por esto que El Día decidió ahondar en el tema y centrarlo en la realidad local. Autoridades y padres responden. 

Avanzar de la mano

La directora del departamento de educación de la Corporación Municipal Gabriel González Videla de La Serena, Sandra Castro, hizo hincapié en la autonomía de cada establecimiento para, de momento, poder decidir su uso. “Si bien es cierto, hoy en día nosotros prácticamente trabajamos con los celulares, dentro de los colegios tenemos como política hacer una consulta a todas las personas que conforman la comunidad escolar con respecto a esto.

Cada uno de nuestros colegios tiene en base a su proyecto educativo distintas opciones respecto a ello y algunos lo utilizan como herramienta de trabajo pedagógico en algunas clases, mientras otros rechazan el uso porque tienen otras prácticas pedagógicas. Creo que esto se debe consultar a la comunidad de cómo quieren orientar sus clases, pero nosotros como Corporación sentimos que en este minuto y mientras no haya un proyecto de ley que permita claridad en el no uso del celular en los establecimientos, debemos fomentar su uso provechoso”, comenzó diciendo.

También, señaló que “nosotros tenemos que adecuarnos a los tiempos. Yo creo que el mundo va enfocado hacia allá y debemos preparar a nuestros alumnos para lo que se viene con respecto a las tecnologías que avanzan rápidamente”, explicó.

Finalmente, apeló a la responsabilidad de los apoderados en este proceso. “Los padres y apoderados somos los primeros agentes educadores de nuestros hijos y tenemos que vigilar y orientarlos a ellos. No solo del celular, si no que del uso del televisor, del computador, de internet con los alumnos, porque nosotros tenemos un espacio más restringido en los colegios”, expuso.

Siempre comunicados

Por su parte, las apoderadas del Colegio Amazing Grace de Peñuelas Claudia Abufom y Cecilia Rojas, expusieron su punto de vista al respecto, donde declararon el uso del celular de sus pupilos como un elemento importante de comunicación y prevención.

“Yo creo que los niños siempre se las van a ingeniar para tener celulares igual, porque para ellos ya es una forma de vida. Ya no hay forma de quitárselo. Mientras más les prohíben las cosas, más las hacen, es un principio básico ir en contra del sistema. Además, para nosotros también es importante que lo lleven, porque necesitamos comunicarnos con nuestros hijos. Necesitamos saber a qué hora salen, a qué hora llegan, o por cualquier emergencia”, comentó Abufom.

“El uso del celular es importante para tener comunicación con nuestros hijos cuando van y salen del colegio, esto por las constantes malas noticias que se escuchan en estos días, como son los acosos, asaltos, etc. Creo que la cultura del correcto uso del celular es algo que se inculca en el hogar y la medida de prohibir el llevarlos al colegio no cambiaría en nada, ya que si se necesita que el alumno ponga atención en la sala de clase va a depender del colegio en conjunto con el profesor en como entrega los conocimientos  para lograr el interés y atención del alumno”, expuso Rojas.

Trabajar para avanzar

El Seremi de Educación Claudio Oyarzún, en conversación con El Día, señaló que “hay estudios científicos que comprueban que mientras un alumno está con su celular en la mano en clases, tiene menos tiempo de concentración en la explicación y sus notas son inferiores a las de un alumno que no tiene o no lleva uno a clases”, señaló.

No obstante, dijo que el celular puede ser un gran recurso para el desarrollo de los estudiantes, pero con el uso adecuado.

“Nosotros creemos que el uso del celular podría ser importante, pero con un uso adecuado, pedagógico e intencionado. Para eso necesitamos una cultura como país, desde nuestros niños, que los profesores estén capacitados para usar estos elementos tecnológicos y un alto grado de compromiso de las familias también, para que entiendan que si eventualmente se autoriza el uso del celular en el colegio, tendría un fin pedagógico”, señaló.

La labor de los docentes, dice Oyarzún, también cumple un rol importante en esta  idea. 

“Demanda un tema cultura, un empoderamiento de los profesores, que entiendan y conozcan cómo aplicar el celular a sus procesos de enseñanza y el compromiso de los estudiantes. Si el profesor me da una actividad donde voy a necesitar buscar información o una aplicación para trabajar, no aprovechar la situación y usarlo para otras cosas”, recalcó.

Para concluir, expuso que “es un tema cultural. Hay casos donde profesores han trabajado con alumnos sin problemas, pero con mucha voluntad de ambas partes. Si yo estoy haciendo un trabajo pedagógico, no usar el recurso para burlarme de un compañero para generar discriminación o amenazas. Si pudiéramos erradicar esas prácticas, tendríamos más posibilidades de dar un uso favorable al celular”, sostuvo.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 
 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X