Crédito fotografía: 
Referencial
Si bien en este momento los integrantes del cuerpo colegiado se encuentran en receso, salieron a cuestionar las declaraciones de la presidenta de la instancia, Adriana Peñafiel, quien descartó un quiebre. Lombardo Toledo insiste que sus pares oficialistas justifican ciertos retrasos y que hay una “sequía de gestión”, mientras que Marcelo Castagneto reconoce que las discusiones quedan “a medias” debido a la modalidad remota. Además, habría una tensión política adicional por las elecciones de noviembre generando competitividad entre los consejeros.

Los ánimos al interior del Consejo Regional de Coquimbo parecen estar friccionados y las diferencias políticas estarían haciendo “insostenible” la recta final del periodo 2018-2022. Y es que el órgano colegiado ha tenido que sortear diversos eventos como el estallido social, la pandemia del coronavirus y la creciente desconfianza que rodea a la clase política. 

Si bien en este momento los consejeros regionales están en receso, han surgido algunos trascendidos sobre la poca armonía que se estaría instalando al interior de esta instancia. 

Ayer, su propia presidenta, Adriana Peñafiel (RN), descartó un quiebre y aseguró que han seguido trabajando por el bien común de la región dejando de lado las visiones políticas, pese a que constituyen un cuerpo íntegramente político. 

“Con esa diversidad política que tenemos siempre llegamos a acuerdos”, indicó en una entrevista concedida a El Día. Y, en eso también concuerdan otros miembros quienes destacan la disposición para sacar adelante proyectos y trabajar por las necesidades de las tres provincias. 

Sin embargo, hacen algunos matices y recuerdan ciertos inconvenientes que, a juicio de ellos, han marcado un “antes y un después” en un año electoral, un proceso constituyente que ha enfrentado a oficialismo, oposición y ciudadanía, y una emergencia sanitaria sin precedentes en la historia reciente y que ha modificado la forma de relacionarse. 

“COMPLICIDAD PASIVA”



El consejero Lombardo Toledo (PDC) no se guardó nada y disparó lo que –según él- tenía guardado hace tiempo. “La gente de oposición ve que en estos cuatro años ha habido sequía en cuanto a gestión”, detalló. Además, agregó que el principal sentimiento que los desune es la “ansiedad” de respuestas oportunas. 

“Queremos que muchas cosas se materialicen pronto porque llevan años en statu quo y mientras más pasa el tiempo más grande es la deuda. Yo veo que hay una complicidad pasiva en algunos cores oficialistas, salvo algunas excepciones. Hemos sido nosotros quienes hemos llegado al Ejecutivo tanto nacional como regional y ellos simplemente han prolongado esa gestión”, precisó. 

Como ejemplo, dice que el convenio de programación entre el Ministerio de Salud y el Servicio de Salud, el Gobierno Regional y el CORE está en standby. “¿Qué pasa con los hospitales, con el Cesfam Cardenal Caro o la apertura del Emilio Schaffhauser? Nadie lo sabe”, cuestionó. 

Lo que le molesta al consejero DC son las “justificaciones” que algunos de sus pares oficialistas han emitido, “tenemos una comunicación fluida, pero nos desespera que nos digan que todo tiene que darse a su tiempo siendo que en otras cosas podemos avanzar rápido y responder a la comunidad. Aquí hay muchos cores yes man”. 

Por su parte, Marcelo Castagneto (RN), cuenta que las discusiones quedan “a medias” y que no hay un fluido intercambio de ideas debido, principalmente, a la modalidad remota con la que han trabajado. 

“Al final todas esas trabas coartan el debate, no hemos tenido los mejores resultados”, señaló, pero además, aseveró que “en este core” no hay una convivencia ni tolerancia política. 

“Nos ha tocado una oposición muy obstruccionista frente a muchos temas, con una postura política muy marcada que muchas veces nos aleja de los temas centrales. Las miradas ideológicas abundan”, detalló. 



UNA TENSIÓN EXTRA



El personero de RN dice que detrás del ambiente que se vive en el CORE hay un tema país donde el proceso constituyente y la revuelta social, sumado al panorama nacional e internacional “ha afectado al CORE y hay más distancia”. A eso se debe sumar también que en noviembre de este año se llevarán a cabo las elecciones presidenciales, parlamentarias y de consejeros regionales por lo que la tensión se hace “más evidente”. 

“Estamos en un año muy competitivo, pero aun así hay temas que nos unen e incluso la relación con el Ejecutivo ha mejorado”, añadió. 

Ese es otro de los puntos que desde el año pasado han expresado distintos consejeros, la lejanía con la máxima autoridad regional. Cabe recordar que la administración de Lucía Pinto (UDI) no estuvo exenta de polémicas y, una de ellas fue, justamente, la poca participación y relación con el CORE. 

“El año pasado tuvimos una distancia importante con el Ejecutivo, pero con el nuevo intendente (Pablo Herman) hemos mejorado esos acercamientos y tenemos un diálogo muy fluido. Han mejorado muchas cosas y vemos un cambio positivo”, agregó Castagneto. 

En tanto, Toledo discrepa de su par y asegura que Pablo Herman “tiene la mirada en el covid-19 y en las pequeñas y medianas obras de impacto social” y que ha demostrado “desidia” frente a mega obras.

“El peso de la historia en estos cuatro años se lo ha llevado el FNDR y no han sido grandes platas. Todos los días hay anuncios de obras para la Región Metropolitana o Valparaíso y nunca para Coquimbo”, agregó. 

TEMA ARCHIVADO



Por último, el democratacristiano reconoce que no todo está mal, que se ha trabajo de manera proactiva en algunas instancias, pero confiesa que el “Papaya Gate” caló hondo y que los cores de centro derecha han optado por “archivar en el tiempo y espacio” ese tema. 

“Todo hace pensar que era un capricho de la autoridad, pero la derecha de manera diplomática lo ha dejado archivar porque claramente repercutió en el presupuesto regional y eso significó que muchas comunas no lograran materializar pequeñas y medianas obras muy esperadas”, cerró. 

Al ser preguntado por este tema, Castagneto respondió que “hemos sido bastante consecuentes y no hemos tenido una discusión tan dura o violenta, nosotros nos abstuvimos de una opinión pública y tomamos cierta distancia del tema porque se cuestionó la administración de nuestro Gobierno”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X