La empresa Resolve Salvage & Fire, compuesta por 15 especialista internacionales, será la encargada de realizar el proceso.

Diversas complicaciones generaron algunos derrames de combustibles generados por el barco Don Humberto en la bahía de Coquimbo. Luego de los trabajos de contingencia realizados por la Gobernación Marítima, las autoridades señalaron como necesario la remoción de los restos oleosos que se encuentran en el barco abandonado, proceso que está cerca de cumplirse, con la llegada del equipamiento profesional para realizar este trabajo.

Mangueras de alta resistencia, taladros industriales y trajes especiales de buceo, forman parte del completo equipamiento que este martes comenzó a llegar a la bahía de Coquimbo para instalarse y posteriormente realizar las labores de drenaje de los restos oleosos del barco don Humberto.

Una instalación que fue inspeccionada por el Intendente Claudio Ibáñez, junto a consejeros regionales, quien señaló que la llegada de la empresa Resolve Salvage & Fire corresponde a un hito dentro del trabajo que se ha impulsado para proteger al medioambiente y la fuente laboral de los pescadores artesanales.

“Don Humberto ha estado varado por muchos años y ha planteado la preocupación permanente para no contaminar la bahía. Realizamos una visita inspectiva para iniciar prontamente los trabajos. En estos minutos se están terminando la tramitación de los documentos de los profesionales que iniciarán faenas la próxima semana”, señaló el Intendente Ibáñez.

Los trabajadores serán 15 especialistas internacionales tanto de Irlanda como de Estados Unidos, informaron desde la empresa Resolve, los que trabajarán mediante técnicas de perforado y extracción desde 15 hasta 100 metros, todo con bastante exactitud para garantizar la seguridad del proceso y de los trabajadores.

Al respecto Francis Leckey, Director de Operaciones Marinas de Resolve, indicó que “lo primero en seguridad es la zona de trabajo. Como es un resto náufrago de larga data, no se sabe el estado, por eso habrá una inspección previa submarina para visibilizar bien el lugar. Para nosotros un edificio que está por derrumbarse y necesitamos perforar para extraer los restos oleosos”.

La llegada de la empresa respondió a un proceso de licitación riguroso con recursos aportados por el Gobierno Regional de Coquimbo por 350 millones de pesos.


El Barco don Humberto lleva abandonado casi veinte años, y de acuerdo a las estimaciones de la Armada de Chile, tiene una carga aproximada de 100 mil litros de combustible; institución que ya revisó los planes de contención, protocolos de emergencia y prevención de riesgo, para acompañar y supervisar las labores de retiro de los hidrocarburos.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X