Crédito fotografía: 
Foto: El Dia
La afectada indica que la dueña del móvil dio con su domicilio gracias a una fotocopia de una factura, que habría sido facilitada por la empresa donde ella compra habitualmente. Agrega que esta persona la ha amenazado y ha ido a su casa a lanzarle piedras.

Marlene Cortés Arancibia se dedica a la banquetería y se encuentra viviendo días terribles por culpa de un delito, que dice, no cometió. Cuenta que el pasado 2 de febrero, a las dos de la tarde, fue a comprar insumos para su empresa al supermercado Unimarc de La Florida, ubicado cerca del aeropuerto, adonde fue acompañada de su hijo pequeño.

Relata que volvió a su casa cerca de las 5, donde la esperaban dos mujeres desconocidas, que la acusaban de haberse robado una cartera con documentos y un teléfono móvil. Explicaban que habían llegado a ella gracias a una fotocopia de una factura que el supermercado les habría facilitado. Después de discutir con ellas y echarlas de su casa, dio aviso a su marido, que es carabinero, para que fueran juntos al recinto a esclarecer el hecho. Ya en el lugar, se encontraron con una de las mujeres, que empezó  a increparla nuevamente, repitiendo que estaban seguras de que ella era la culpable, respaldándose en un video de la cámara de seguridad que le habían mostrado en el mismo Unimarc.

Cortés indica que se pusieron en contacto con el gerente del local, para pedir que explicara por qué había dado información confidencial a gente que no conocía, pero la única respuesta que halló fue que sabían que ella no era la autora del delito, sino otra persona que pasó detrás de la afectada y pagó su compra con su rut, argumento que no cree cierto: “¡para qué va a querer ella pagar mi IVA!”. M.C.A. agrega que esta situación confusa no terminó aquí, puesto que hace pocos días volvió a recibir la incómoda visita de la mujer, que, ahora además de gritarle “¡ladrona!”, le golpeó la reja de forma amenazante con una piedra: “mi hermana me dijo que fueron donde a su casa y ella, pensando que era un trabajo, les dio mi dirección. Lo que sucede es que en el Unimarc aún aparezco con la dirección de mi hermana. Aún no he normalizado ese tema”.

La banquetera deja en claro que agotará todas las formas posibles para probar su inocencia para que esta mujer la deje en paz, además de conocer la forma en que dieron con ella: “yo no puedo permitir que siga acosándome. Esto lo tiene que ver la justicia. Eso de que llegaron a mí porque el verdadero culpable compró con mi rut no lo creo para nada. Exijo que el supermercado me dé una explicación. Desconozco si tienen a alguien conocido que les facilitó mis datos. Van a mi misma casa a acosarme. Esto debe terminar”. Finalmente, enfatiza que el 3 de febrero fue con su esposo a Tribunales, sin embargo, solamente le dijeron que debía esperar que la afectada hiciese la denuncia: “señalan que no pueden hacer nada, que debo esperar a que ella se aparezca por allá, lo que podría ocurrir durante este martes”.

Versión del Supermercado

Diario El Día visitó a la empresa dueña del supermercado, la cual mediante un comunicado de prensa indicó estar al tanto de la situación, aclarando que se tomaron todas las medidas necesarias ante el hecho. La firma destacó que, una vez enterados de lo ocurrido, se contactaron con las partes implicadas para dar las explicaciones correspondientes: “una vez enterados de lo ocurrido, tanto Operación como Servicio al Cliente contactaron a la persona involucrada para explicar directamente la situación y darle a conocer las acciones adoptadas.  Junto a lo anterior, la compañía reforzó todos los protocolos internos con el objetivo que hechos de este tipo no vuelvan a ocurrir”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

Radio elDía

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X