Sólo dos de los cinco móviles estaban en condiciones de seguir funcionando

“Voy a tener que dormir con la camioneta al lado”, exclamó ayer Oriel León, dueño de la botillería El Rey de Ovalle, luego que en la noche del lunes concurriera al sector de Higueritas Unidas, donde estaba su camioneta Toyota Hilux 2009, robada desde la casa de sus padres, el 11 de enero, en el pueblo de Algarrobo.

Pero su móvil no era el único: otros cuatro vehículos, sustraídos en diferentes fechas entre diciembre de 2011 y enero de 2012, también estaban en esta especie de cementerio de autos, ubicado a unos 24 kilómetros al norte de Ovalle, en una quebrada que da con un sitio eriazo.

Gracias al llamado que hizo un criancero, que buscaba a unas cabras que se le perdieron por ese lugar, Carabineros llegó al sector, al igual que algunas de las víctimas.

Según León, además de su camioneta, el único carro en condiciones de seguir funcionando fue un Toyota Yaris, robado el 3 de enero desde la capital de Limarí, a un amigo suyo.

Los otros coches recuperados, pero que no estaban en buenas condiciones, son dos camionetas Ford Ranger, sustraídas en Coquimbo y en Monte Patria, además de otra camioneta Nissan Terrano, con encargo desde el 26 de diciembre pasado.

Al lugar concurrió personal de la Sección de Encargo y Búsqueda de Vehículos (SEBV) de Carabineros, quienes realizaron las pesquisas de rigor.

Pero no solo vehículos había en el lugar. También aparecieron napoleones, cables y otras herramientas usadas para robar máquinas tragamonedas. 07 02 i

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X