Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro Ubilla
Lo que surgió como una idea y una manera de empatizar, luego del trágico episodio del 15 de febrero en la Ruta 5 Norte, cerca del acceso a La Herradura Oriente, donde fallecieron tres personas, ha tomado forma y los familiares de las víctimas ya están en contacto. La idea es aunar criterios; hacer justicia, y que las lamentables pérdidas producidas por un conductor sin la licencia respectiva tengan “sanciones ejemplificadoras”.

Todo va bien encaminado con miras a la acción legal conjunta que iniciarían los familiares de las víctimas del accidente ocurrido en Coquimbo el pasado 15 de febrero. Fue la tarde de ese día lunes, cerca de las 15:00 horas, en el kilómetro 459 de la Ruta 5 Norte, en el acceso a La Herradura Oriente cuando tuvo lugar este hecho, uno de los siniestros viales más impactantes del último tiempo en la zona.

Según consignaron los informes de la SIAT (Sección de Investigación de Accidentes de Tránsito) de Carabineros, todo se generó luego que el conductor de un camión de carga perdió el control de la máquina, y provocó una colisión múltiple afectando al menos a cinco vehículos, siendo el más perjudicado, el taxi colectivo en el que se trasladaban las víctimas que perdieron la vida en el lugar. Se trataba de Miguel Jesús Araneda Pardo (64); Yasna Susana Varela González (50), y Claudio Esteban Gómez Venegas (59). El primero chofer de la Línea 65, los otros dos, pasajeros que abordaron circunstancialmente el colectivo de don Miguel.

UNIDOS EN UNA CAUSA



Tras este episodio, de manera natural y pese a que algunos de los familiares viven en la Región Metropolitana, se estableció un vínculo entre los afectados que comenzaron a exigir justicia y determinaron que la mejor forma sería realizarlo de manera conjunta y a través de un abogado particular para ir más allá de lo que podría conseguir el Ministerio Público. Hasta el domingo, las coordinaciones estaban hechas al menos con dos de los grupos consanguíneos afectados: los parientes de Claudio Gómez, y los de Yasna Varela, y ahora se estaría sumando Miguel, el hijo del chofer del colectivo (Miguel Araneda padre) quien, en conversación con El Día, expresó que “es una buena alternativa. Si bien creo que hay que asesorarse bien, y desconozco en profundidad lo que se está realizando,  vamos a verlo”, manifestó, agregando que no quiere apresurarse en hacer las cosas. 

RECORDANDO A SU PADRE 



Miguel Araneda hijo, de 33 años, más allá de las acciones legales que se seguirán, quiso recordar a su padre, ya que no pudo realizarlo públicamente la vez anterior, y puso el acento en los buenos comentarios que recibió a través de las redes sociales don Miguel, donde las personas destacaban, por ejemplo, su amabilidad y forma de trabajar, conduciendo siempre a la defensiva y con la prudencia que se requiere para el rubro. “Me pone tranquilo el que las personas hayan destacado eso. Todos los seres humanos tenemos cosas buenas y malas, pero en él resaltaba más lo positivo. Era ex marino, deportista, y participaba en distintos grupos, por eso la cantidad de gente que llegó a despedirlo también. Obviamente que eso te pone orgulloso dentro de todo este dolor”, expresa el hijo mayor de la víctima. Además de él, queda su hermana, y su madre a la espera de justicia, pero con la paz que les da el haber recibido siempre el profundo amor de su padre y esposo. 



“QUE SIRVA DE EJEMPLO” 



Según explicó el abogado penalista Carlo Silva, las penas que arriesga el imputado, un joven de 19 años, hoy formalizado y con arresto domiciliario total, “son bastante bajas”, y el foco también estará puesto en lo civil y en las indemnizaciones correspondientes. Además, de acuerdo a lo expresado por el abogado defensor del joven, Raúl Castillo, el sujeto tiene una irreprochable conducta anterior y ha prestado una colaboración sustancial con la investigación, lo que constituye una atenuante. Pero Myrna Gómez, hermana de otro de los fallecidos, Claudio Gómez, no concibe que “todo lo que ocurrió, todo lo que conlleva esto, las consecuencias tengan sanciones menores y que no sirvan de ejemplo. Que le digan a esta persona que firme un año y con eso estamos bien. No puede ser eso. Tiene que haber algo ejemplificador para que no vuelva a suceder”, expresó. 

En ese sentido, cree que la demanda colectiva es una buena opción, pero se requiere avanzar en las conversaciones entre todas las familias para estar en la misma sintonía, ya que deberían venir también acciones civiles. “Hay cosas en las que se debe avanzar, pero creo que la demanda colectiva haría que las cosas se agilizaran bastante. Tendría más fuerza si se reúnen todas las familias, viendo el caso de cada una, pero todos juntos”, sostuvo Myrna. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X