Crédito fotografía: 
Efe
Tanto la oposición como la comunidad científica pedían la renuncia de Mañalich, a quién acusaban de "arrogante" y de dejar de lado a los expertos durante la crisis, además de un cambio de estrategia para enfrentar la pandemia

La salida este sábado del polémico ministro de Salud, Jaime Mañalich, ha generado un terremoto político en el país, que enfrenta su peor semana desde el inicio de la pandemia, con 231 nuevos muertos y 6.509 infectados en las últimas 24 horas.

"El coronavirus es un enemigo formidable, poderoso, destructivo, cruel. Es un enemigo silencioso, que provoca dolor y sufrimiento", dijo el presidente chileno, Sebastián Piñera.

"Todos sabemos que la mejor forma de enfrentarlo es con unidad, con colaboración, con buena voluntad, diálogos y acuerdos", agregó el mandatario conservador, en momentos en que el balance total en el país asciende a 167.355 infectados y 3.101 muertos.

Gestión con luces y sombras

Las luces y sombras han acompañado a Mañalich desde que se detectó el primer caso en el país a principios de marzo.

Mientras muchos defienden que Chile fue uno de los primeros en Latinoamérica en prepararse para la pandemia y que es uno de los que más exámenes realiza, otros aseguran que el tono triunfalista del Gobierno durante los primeros meses y la estrategia de las cuarentenas "dinámicas" ha sido un fracaso y ha llevado a la nación a ser una de los más afectadas en la región.

Pese a haber rechazado en reiteradas ocasiones el confinamiento total y haber optado por aislar solo a los barrios con más contagios, el Gobierno se vio obligado a dar un giro de guion a principios de mayo y a decretar una cuarentena obligatoria en Santiago, el principal foco de la pandemia y donde la red hospitalaria está al límite.

Junto a la capital, las ciudades porteñas de Valparaíso y Viña del Mar entraron este sábado en cuarentena, con lo que casi el 50 % de los 18 millones de habitantes del país están actualmente en aislamiento.

El cambio en la cartera se produce además horas después de que el medio de investigación Ciper reveló que los datos que el Gobierno informa diariamente a la ciudadanía son distintos a los que entrega a la Organización Mundial de la Salud (OMS), a la que habría reportado cerca de 5.000.

El Gobierno, que este sábado ofreció explicaciones confusas sobre el desfase en las cifras, ha cambiado en al menos tres ocasiones la metodología de conteo y actualmente cruza la información del Registro Civil y los resultados positivos de los exámenes PCR.

Un sustituto de consenso

Piñera designó como nuevo ministro a Enrique Paris, expresidente en dos ocasiones del Colegio Médico de Chile y asesor en distintos Gobiernos, y de quien dijo que es una figura "con una larga, valiosa y reconocida trayectoria".

"Lo único que nos debe unir es la salud de nuestro pueblo y, sobre todo, trabajar consensuadamente, dialogando y escuchando todas las opiniones", indicó el ministro, que decidió mantener en sus cargos a los subsecretarios de su antecesor.

La llegada de Paris fue aplaudida tanto por la oposición, que a primera hora de la mañana pidió el cese de Mañalich en una carta conjunta y un cambio de estrategia para enfrentar la pandemia, como por la comunidad científica, que ha acusado al ya exministro de "arrogante" y de dejar de lado a los expertos durante la crisis.

"Paris enfrenta el inmenso desafío de cambiar profundamente la estrategia sanitaria hacia una de colaboración, transparencia y con medidas concretas para cortar la cadena de transmisión. Para esta tarea cuenta con total disposición del Colegio Médico de Chile", dijo en Twitter su presidenta, Izkia Siches.

Guiño a la oposición

Algunos analistas interpretan el cese de Mañalich, amigo íntimo de Piñera, como un guiño a la oposición y aseguran que facilita la aprobación de un multimillonario acuerdo para levantar la mellada economía que se está negociando en el Parlamento, donde la colación gubernamental de derechas no tiene mayoría.

"El cambio de ministro debe implicar un cambio de estilo a uno dialogante y colaborativo, así como un cambio de estrategia por una que fortalezca la gestión territorial, la trazabilidad y el confinamiento efectivo en residencias sanitarias", valoró en Twitter el presidente de la Democracia Cristiana (DC), Fuad Chahín

"Tenemos la mejor disposición a colaborar en un momento tan grave y urgente. Urge (la aprobación del) Ingreso Básico de Emergencia ahora y por encima de la línea pobreza", añadió la senadora socialista Isabel Allende.

El líder del Partido por la Democracia (PPD), Heraldo Múñoz, indicó por su parte que "tiene que haber traspasos de recursos a los más vulnerables y a la clase media, para que se queden casa y respeten la cuarentenas con ingresos suficientes que les permitan subsistir".

Se trata del tercer cambio de gabinete en menos de 10 días, luego de que esta semana dimitiera la ministra de la Mujer tras encadenar varias polémicas y que el pasado 4 de junio se anunciaran relevos en los ministerios de Desarrollo Social, Vivienda y la Secretaría General de la Presidencia, que se ocupa de la relación con el Parlamento.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital