Crédito fotografía: 
ALEJANDRO PIZARRO
Desde Sonapesca proyectan una recuperación que vaya en la línea de reimpulsar la capacidad productiva del sector, apostando por reactivar una serie de plantas conserveras hoy subutilizadas o paralizadas. Más precaria en cambio, es la situación de la pesca artesanal, -hoy virtualmente detenida producto de la cuarentena y el cierre de canales comerciales- en la que sus trabajadores se encuentran prácticamente sin una fuente fija de ingresos que les asegure el sustento.

Al igual que otros rubros productivos, el rubro pesquero de la Región de Coquimbo  y sus diferentes subsectores, también han recibido de lleno el impacto económico generado por la crisis sanitaria.

Osciel Velásquez, presidente regional de Sonapesca, explica que, desde el inicio de la crisis sanitaria, la industria pesquera local ha estado trabajando a un 70% de su capacidad, pese a que los programas de producción y exportación, se han mantenido sin grandes variables en general y sólo con las limitaciones impuestas a raíz de la emergencia sanitaria.

Sin embargo, a raíz del cierre del denominado canal Horeca (Hoteles, restaurantes y cafés), las empresas han debido buscar otros mercados al cual acudir para vender sus productos.

“Ya no se está enviando tanto hacia mercados mayoristas que abastecían al canal Horeca, sino que hoy día, se está apostando por el retail en donde hay un montón de cadenas de minimarket y de supermercados que son los que realmente han logrado, hasta triplicar sus ventas, porque la gente está comiendo en sus residencias”, señala Velásquez.

Reactivar infraestructura

En ese sentido, una de las apuestas de Sonapesca es la reactivación de más de una decena de plantas conserveras que se hayan repartidas por distintas localidades del litoral de la Región de Coquimbo. Para ello dice Velásquez, ya se está trabajando en conjunto con las autoridades regionales.

“Nosotros queremos darle apoyo a estas plantas de tal manera que podamos hacer un plan de reactivación de caletas también, que incluya descargas en Tongoy, en Guanaqueros, en la caleta de Coquimbo y en varias otras caletas de la región, con el fin de beneficiar a sus comunidades”, sostuvo.

Actualmente, el sector da trabajo a más de 5 mil personas en la Región de Coquimbo, pero según el dirigente de Sonapesca, poniendo en marcha estas plantas es posible proyectar la creación de hasta 4 mil empleos más.

Los más complicados

Desde el lado de la pesca artesanal en cambio, el panorama es algo más gris. Ello, porque además de carecer de recursos, la crisis sanitaria y ahora la cuarentena en La Serena y Coquimbo, los tienen virtualmente de brazos cruzados y sin ingresos.

A eso se suma además, el cierre del canal Horeca, mercado al cual acudían tradicionalmente para vender “en fresco” sus productos.

Ricardo Godoy, dirigente de Fetramar, sostiene además, que a todas estas restricciones, se suma además la veda biológica que hoy impera en el sector, la cual durará hasta el próximo 30 de septiembre.

“Este problema hay que tomárselo en serio. ¿Qué sacamos nosotros con estar en cuarentena si también tenemos compromisos que cumplir? Nosotros dependemos directamente del trabajo diario”, sostiene el dirigente.

A juicio de Godoy, los programas de asistencia financiera y alimenticia que ha dispuesto el ejecutivo, lamentablemente no han resultados ser suficientes para ayudarles a enfrentar la crisis. “Hemos sido duramente golpeados, como todo el país. Y si se mira a otras ciudades en donde la gente vive del recurso del mar están pasando por lo mismo. Pero en el caso nuestro, con la cuarentena todo ha sido peor”, afirma.

Ayuda e innovación

Sobre la actual situación de la pesca artesanal, el director zonal de Pesca, Juan Carlos Fritis, explicó que, entre otras medidas, se autorizó a las organizaciones de pescadores artesanales poder seguir extrayendo los saldos positivos de las cuotas de sus recursos en sus áreas de manejo, aun con seguimiento vencido y sin autorización.

Además, para aquellas áreas de manejo sin saldo de cuotas en sus recursos autorizados podrán solicitar cuotas excepcionales o acciones de manejo excepcionales, por única vez, las cuales se basaran en los desembarques históricos de los últimos 3 años.

Fritis agregó además que durante este año “a través del Indespa y del Gobierno Regional, estamos disponiendo recursos por cerca de 1.000 millones de pesos a través de fondos concursables y apoyos directos que tienen como foco poder ir en apoyo de la pesca artesanal de la región frente a los negativos efectos de esta pandemia”, precisó.

Desde Corfo en tanto, la apuesta va por el lado de la innovación, con el programa MásMar Transforma, el cual se ha enfocado en tres aspectos: vincular a las empresas de la región con nuevos mercados, desarrollar una economía circular, reduciendo el impacto de la industria en el ecosistema, y dando origen a nuevos bioproductos y productos alimenticios con alto valor nutricional y con un gran valor agregado, y la conformación de Integración Pesquera, un organismo que unifica tanto a los pescadores y acuicultores artesanales e industriales, así también a las plantas procesadores, con el fin de potenciar la fuerza colaborativa.

“Se ha trabajado con caletas de toda  la región, acompañando en estos periodos difíciles y conectando con el mundo de la gastronomía, para mejorar los canales de comercialización y venta directa”, complementó el director regional de Corfo, Gregorio Rodríguez.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital