• Los almacenes y verdulerías de barrio creen que esta crisis la van a pasar ya que la gente está temiendo ir a los grandes comercios para evitar las aglomeraciones.
    Los almacenes y verdulerías de barrio creen que esta crisis la van a pasar ya que la gente está temiendo ir a los grandes comercios para evitar las aglomeraciones.
Crédito fotografía: 
El Día
Estos pequeños negocios han aprendido a acomodarse a las restricciones e incluso han agregado productos que son los más necesarios e incluso han innovado con otros como mascarillas, guantes y alcohol gel.

Definitivamente los almacenes de barrio se han convertido en una buena alternativa para adquirir los productos de necesidades básicas ante la pandemia que está haciendo estragos en todo el mundo.

Los propietarios de estos negocios que se encuentran esparcidos en las poblaciones se han sabido acomodar y si en un comienzo reconocen que las ventas les bajaron mucho, ahora ha comenzado a regularizarse y ellos se han acomodado también a las necesidades del cliente y han incorporado productos que se hacen indispensables, ya que en algunos casos han sumado mascarillas (algunas fabricadas por vecinas y de buena calidad), alcohol gel y hasta guantes de látex.

Según señalan están conscientes que los almacenes de barrio se transformarán en negocios indispensables más temprano que tarde, porque creen que si los contagios siguen aumentando, las personas comenzarán a ir a los supermercados o grandes negocios por temor a contagiarse en las largas filas.

“Yo creo que como ha pasado en todas las crisis, nuevamente los almacenes de barrio van a ser indispensables, lo mismo pasó con el estallido social, después de los saqueos a los locales grandes, la gente se vino a comprar a los negocios chicos”, señala Rodolfo Véliz, quien tiene un negocio de abarrotes en su domicilio.

Lo propio sostiene Ernesto Luna, quien es propietario de la Verdulería Juanita (por el nombre de su madre), indicando que “yo he notado que está viniendo más gente a comprar, porque los clientes están evitando de ir muy seguido a la feria”.

Otros productos

Algunos almaceneros se han visto obligados a innovar en algunos productos y han agregado a su oferta, venta de agua embotellada, mascarillas y guantes.

Es el caso de Marcia Delgado, quien dice que el año pasado, mucho antes de que se produjera el Coronavirus, compró en oferta en Santiago una caja de guantes de goma que estaba en oferta, sin embargo, “no vendí nada y los tuve que guardar pensando que había perdido la plata, pero ahora los puse  en la estantería y me quedan muy pocos”.

“Yo creo que como ha pasado en todas las crisis, nuevamente los almacenes de barrio van a ser indispensables, lo mismo pasó con el estallido social”. Rodolfo Véliz, almacenero.

Agrega que hace unas dos semanas una vecina que decidió fabricar mascarillas le pidió si le podía poner a la venta algunas en el negocio y que le pasó 10, las que vendió en dos días, por lo que “ahora me trae una vez a la semana. Primero me trajo 30 y se vendieron todas, ahora me trae de a 50 y andamos casi justos”.

Braulio Pérez, también con un negocio de abarrotes, cuenta que  él compró cinco litros de alcohol gel en botellas de a litro, cuando aún la pandemia no llegaba a la zona y cuando empezó a escasear en las farmacias lo envasó en pequeñas botellitas y comenzó a venderlo a 1.500 pesos. “No he podido comprar más, porque lo vendí luego. Encargué nuevamente, pero aún no me han avisado si ha llegado”-

En general estos pequeños comerciantes creen que sus negocios no van a morir y que ya son  la mejor alternativa.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X