• La experiencia de Mauricio Pinilla resulta clave en este momento internacional que vive el aurinegro, aunque el bicampeón de la Copa América, aportará su apoyo desde afuera, como un integrante más del plantel.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Aunque a los hinchas les gustaría verlo defendiendo la aurinegra en la instancia de semifinales de la Copa Sudamericana o ante una hipotética final, en el cuerpo técnico y médico de los porteños no quieren adelantar los plazos de su evolución, luego de la operación de menisco de su rodilla.

Se viven las últimas horas de este 2020 y en la historia del fútbol regional, nacional e internacional, quedará grabada la campaña que Coquimbo Unido viene cumpliendo en la actual versión de la Copa Sudamericana. Incluido este jueves 31 de diciembre, los aurinegros están a una semana de enfrentar el duelo de ida de las semifinales ante su similar de Defensa y Justicia de Argentina, una llave que definirá a uno de los finalistas que estarán en el Estadio Mario Kempes de la ciudad de Córdoba el 23 de enero en la final única.

En el intertanto, y sin tener que preocuparse de la competencia interna, la ANFP suspendió los próximos cuatro compromisos de los piratas y el trabajo estará centrado en ese choque de ida del 7 próximo a jugarse en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso, por lo que la recuperación física y anímica de los jugadores que han asumido el peso de la campaña resulta clave en este tiempo previo.

Por lo mismo que en la parcialidad esperan por la vuelta del atacante y exseleccionado nacional Mauricio Pinilla, quien se recupera de una operación a la rodilla, aunque no se ha establecido que pueda llegar a esa revancha con los trasandinos del 14 próximo o la hipotética final del día 23.

El ariete, quien solamente jugó en la primera fase de la Sudamericana ante Aragua, está en fase de recuperación, próximo a cumplir la semana 12 de su cirugía de meniscos, por lo que aventurar una vuelta, más allá del deseo que incluso el propio jugador y los aficionados puedan tener, es algo apresurado, entendiendo de la inmediatez que tienen los dos duelos de semifinales que se jugarán en los próximos quince días.

En el cuerpo técnico y médico son prudentes y trabajan bajo la misma estructura de las últimas semanas, sin apresurar los tiempos y menos entregar alguna certeza de los plazos, ya que esto no es matemática, es medicina relativa.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X