• Matías Alfaro le apasiona el mundo del motor y desea dedicarse a este deporte profesionalmente.
  • Matías Alfaro a su corta edad se queda con el primer lugar en carreras en las que enfrenta a pilotos mayores.
Crédito fotografía: 
Cedida
El piloto serenense de 15 años ya cuenta con varios torneos ganados dentro de la región y también en Santiago.

Matías Alfaro tiene tan solo 15, desde pequeño está vinculado al mundo de motor y ruedas gracias a las influencias de su familia. Pero desde hace aproximadamente un año que empezó a correr en competencias de Rally Karting. En este proceso ha ganado 11 trofeos totales, ya sea dentro de La Serena o en Santiago.

Su primer contacto con el mundo del motor fue a los 3 años junto a su padre Carlos Alfaro, quien tiene camiones. “Todo empezó gracias a mi papá, a los 3 años él tuvo confianza en mí y dejó que yo empezara a meter cambios en una camioneta que teníamos. Años después la primera toma de contacto con el volante fue en un auto, ahí empecé a dar vueltas y de ahí me metí más en el mundo del motor” señaló Matías.

Pero en realidad fue su hermano mayor quien lo motivó a poco a poco meterse en el mundo competitivo deportivo, “Todo se dio a escondidas, cuando él tenía 7 años yo lo sacaba a pasear conmigo. Entre tanto paseo a mí se me ocurrió la idea de ir al Speed Park, de meterlo un poquito a algún tema de deporte. Lo lleve ahí a escondidas de mi madre y de su papá. Así que estamos desde los 7 años partiendo con todo el tema del automovilismo” recordó con humor Juan Carlos Castillo Perea, hermano de Matías.

Así estuvo por algunos años, hasta que hace poco más de un año decidió entrar en competencias. “Empecé a correr en Rally Karting, lo tomaba en un principio como algo en que me pueda entretener, después ya estuve corriendo y empezaron a ver que tenía talento, ahí mi papá empezó a ver por dónde podría correr en campeonatos fuera de La Serena, ahí ya empezamos con Redock” relata el joven piloto.

Pese a su corta edad, Matías ya conoce las características que necesita para seguir perfeccionándose en este ámbito: “En mi disciplina las habilidades que se necesitan serían el reflejo y mucha paciencia, porque es un deporte que no es fácil de hacer, si es posible todos los días hay que estar entrenando o haciendo algo relacionado”.

También conoce el nerviosismo que se puede generar en las carreras, pero aclara que esto debe quedar fuera de las pistas para poder sacar el máximo de su rendimiento, “dentro de una competencia, afuera me siento nervioso, pero ya al momento de estar sentado me calmo. Porque si uno va estar nervioso dentro de una carrera uno no podrá dar todo su potencial y va limitarse. Si uno está tranquilo siempre podrá dar el 100% en cada carrera”.

Además de entrenarse para las competencias Matías observa carreras profesionales para así observar, anotar y aprender de los mejores del mundo actual, “Sigo la fórmula 1, intento ver lo que más puedo, siempre intento ver lo que hace cada corredor e intentar aprender qué hace y cómo piensa cada uno. Intento como meterme en la persona e intento saber que va hacer o cómo va enfrentar alguna situación de precaución”, además agrega que “Mi ejemplo a seguir es Ayrton Senna, yo creo que fue uno de los más grandes de este deporte y uno de los que más me han dado fuerza para seguir y lo he estudiado harto.”

Ya con 11 trofeos en su vitrina, entre regionales y nacionales, Matías apunta a sus próximos desafíos en el extranjero, su gran sueño: “Mi idea sería el próximo año tener un cupo en el Sudamericano. Intentar en meterme al Karting profesional. Este año si es posible quiero estar en dos campeonatos a la vez, cosa que uno pueda darme el cupo para meterme en algo más grande, como el Sudamericano”.

“El Matías ya se mostró en Santiago, ya lo vieron italianos y franceses y le encontraron unas condiciones extraordinarias para correr, por la edad que él tiene. Ha corrido con gente de 20, 30 o 40 años que vienen corriendo mundiales de karting, y él ya les ganó a todos. Por eso me han dicho que tiene unas condiciones magnificas. Este año vamos por el sudamericano si Dios quiere. Tiene condiciones de sobra” agregó Carlos Alfaro, su padre.

Dificultades y el apoyo de sus cercanos

La carrera que hizo que Matías Alfaro diera un salto en su maduración fue en marzo 2019, cuando cometió un error, pero supo aprender de eso, “la experiencia que más me ha marcado fue en Speed Park. Cuando chico me lo tomaba todo como juego y pensaba solo en ganar, entonces en esta carrera choqué sin querer a un compañero, fue culpa mía, y me penalizaron por eso. Entonces ese día pensé y dije no puedo limitarme a solo ganar, también tengo que saber perder, esa vez yo maduré como persona y corredor, y  me dio a pensar cómo poder mejorar. Empecé a pensar en técnicas, ver documentales y me dio más fortaleza”.

Por otro lado, pero igual o más importante, en el ámbito personal Matías Alfaro y su familia sufrieron un susto para el terremoto del 19 de enero de 2019. En ese momento Matías estaba en una competición en Viña del Mar, “nos pilló el terremoto allá. Mi abuelita, que estaba acá en La Serena, se quedó encerrada en el baño, no pudo salir y le dio un accidente vascular, y no me quiso decir hasta que terminó la carrera. Todo siempre se lo he querido dedicar a mi familia, y eso que pasó me bajoneó” recuerda el joven deportista.

Además de esta situación puntual, la familia de Matías debe cuidar de su abuela, la cual tiene una demencia senil, “ha sido difícil estar manejando esas dos situaciones por la preocupación que uno tiene, porque al momento de viajar uno no sabe lo que va pasar acá en casa” señala Matías Alfaro.

Pero en todos estos problemas Matías ha contado con mucho apoyo, no solo de su familia sino también de sus amigos y compañeros de curso, “Todos mis compañeros me han apoyado, de cierta manera me han estado fortaleciendo mentalmente, nunca me ha faltado apoyo de parte de amigos, siempre he tenido una colaboración”.

El piloto de 15 años compatibiliza su pasión por el motor junto a los estudios, actualmente estudia en el colegio Elqui en el sector de Las Compañías, aquí la profesora de educación física Johana Pinto, ha sido importante en aconsejar a Matías, “me dice que entrene brazos, abdomen, piernas, y que intente hacerlo seguido, no esperar dos semanas antes de la carrera para empezar, siempre antes, para poder estar bien físicamente. Me dice que piense en los objetivos”.

“Me encanta verlo así, esto hasta lo ayuda en los estudios, subió las notas, por eso las profesoras también lo apoyan” complementa su madre, Miriam Perea.

Por su parte su hermano Juan Carlos, añade que “el crecimiento que ha tenido, tanto mental, como persona, ha sido muy bueno para él. Él mismo se está colocando metas para llegar más lejos”.

Con todo el apoyo de sus seres queridos Matías Alfaro espera seguir creciendo como deportista. Junto a su familia están en la búsqueda de auspiciadores que ayuden a solventar los gastos en viajes y competencias, ya que hasta el momento todos los gastos corren por parte de su padre.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

Máster Gratuito en Marketing Digital