• Coquimbo Unido hace historia en Chile y en la Sudamericana al conseguir una histórica clasificación a semifinales luego de eliminar al gigante colombiano, Junior de Barranquilla.
Crédito fotografía: 
Lautaro Carmona
Una clasificación histórica a la ronda de los cuatro mejores del torneo continental consiguió anoche el cuadro Pirata eliminando al poderoso Junior de Colombia. Pese a la derrota 0-1 en el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso, el equipo de Juan José Ribera, avanzó por el gol de visitante tras vencer por 2-1 en la ida en Barranquilla.

Coquimbo Unido escribió con letras doradas, en su casa del Estadio Francisco Sánchez Rumoroso, que es semifinalista de la Copa Sudamericana. Sufriendo en extremo, en uno de los partidos de más tensión de que se tenga recuerdo, el plantel de Juan José Ribera sacó de carrera al poderoso Junior de Barranquilla gracias a los goles y al triunfo por 2-1 que consiguió en el partido de ida en Barranquilla. Anoche, en el compromiso de vuelta, el barbón se inclinó por la cuenta mínima, resultado que le permitió mantener intacto  el sueño internacional.

Fue de esos partidos complicados. Junior, que apenas contaba con dos hombres en la banca, producto de los positivos de Covid que sufrieron miembros de la delegación al llegar al país,  se jugó sus cartas en cancha y rápidamente pudo desequilibrar el compromiso tras el tanto de lanzamiento penal de Miguel Borja a los 7’. Con mucho volumen ofensivo y despliegue de sus bandas, el Tiburón  incomodó  al once de Ribera. La ansiedad y nerviosismo le causó problemas a la zaga  local que vivió otra zozobra un par de minutos después cuando el juez  peruano, Víctor Carrillo, revisó una mano del área de Jorge Gatica que no consideró para cobrar un  nuevo penal.

Poco a poco el once porteño se fue asentando en la cancha, aunque solo por momentos, y con alguna filigrana de Joe Abrigo, logró aproximarse al arco de Sebastián Viera. El primer capítulo se desarrolló con mucha tensión, inseguridad en la construcción y con los duelos ganados por los hombres colombianos, aunque el portero Cano no pasó mayores riesgos.

Si el primer capítulo resultó de una tensión máxima, en el segundo  se agigantó la tensión reinante en los dueños de casa.

La característica del compromiso no varió mayormente. Junior se hizo del balón, Coquimbo se replegó, no pudo imponer su intensidad y decidió resguardar la mínima ventaja. El elenco visitante, ayudado por un mediocampo de buen trato de balón y un despliegue físico que encontró a Fabián Viáfara y Téofilo Gutiérrez, como iniciador de sus acciones, tenía claro que debía dejar todo en el césped del llano. Y lo hizo llegando con un remate alto de Borja y luego con un tanto que le anulan a Cetré que se encontraba adelantado.

El reloj corría muy rápido para los colombianos, no así para los Piratas, que habían tenido tímidas insinuaciones con un remate cruzado de Farfán y un anticipo de Vallejos a Viera que no cobraron mayor éxito.

Lo más dramático estaba por venir. En los cuatro minutos de tiempo agregado, el portero Cano  mostró su calidad al tapar un mano a mano de Borja, mientras que un remate de lanzamiento libre de Hinestroza, se fue besando el parante derecho del meta trasandino. Sin duda fue la tapada de la clasificación.

No había tiempo para más, sólo para el pitazo final de Carrillo que desató la euforia Pirata en la cancha y el carnaval en el puerto, entendiendo que el sueño internacional sigue vivo y con argumentos sólidos, ratificados en una llave compleja graficada en la fortaleza del rival que quedó en el camino.

Ahora, por el paso a la final, Coquimbo Unido se enfrentará con otro debutante en la Copa Sudamericana, Defensa y Justicia de Argentina que en el global venció a Bahía de Brasil 4-2  y con el cual se enfrentará en enero próximo.

Ribera: “Merecemos este premio”

Juan José Ribera, el constructor de la campaña y rendimiento de Coquimbo, reconoció con hidalguía que para dejar fuera de carrera a Junior, sus jugadores dieron más del ciento por ciento, “es un mérito de ellos, un rival que se vino a jugar sus opciones y nos complicó en todo momento”.

Recalcó el deté pirata en la conferencia de prensa que “nos costó ordenarnos a la figura de Junior, cedimos algunos espacios, nos afirmamos de a poco. Había ansiedad, somos noveles en este tipo de instancias, me saco el sombrero por el equipo y los jugadores. Defendimos muy bien el 1-0 casi 90 minutos, un gran esfuerzo el que realizamos. Hemos enfrentado todo, no han sido compasivos con nosotros, pero un gran amor propio de la plantilla para estar en este lugar que merecemos”.

El lateral John Salas, en tanto, enfatizó que, “ellos eran extraordinarios físicamente, nosotros pusimos el corazón para sacar adelante el partido.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

Lo más visto hoy

 

Diario El Día

 

 

 

X