• Walter Ponce convirtió su primer tanto por los granates que vale tres valiosos puntos en la lucha por tratar de escapar del fondo de la clasificación. La jugada la iniciaron por la derecha y terminó con un centro desde la izquierda encontrando el botín del atacante que reemplazó al lesionado Humberto Suazo.
Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
El primer triunfo bajo el gobierno técnico de Miguel Ponce consiguió en la tarde de ayer el cuadro papayero ante un complicado elenco acerero. Walter Ponce, anotó el único tanto del compromiso luego que el VAR anulara otro a Humberto Suazo, quien salió resentido por un problema muscular.

Antes de que el entrenador de CD La Serena, Miguel Ponce, lograra sus primeros tres puntos desde que asumió al mando del primer equipo papayero, sentenció que lo importante al comenzar la segunda rueda, un nuevo campeonato para ellos de 17 fechas, era “ganar, ganar y sumar la mayor cantidad de puntos”. Incluso, en la tarde de ayer, tras conseguir arrancar con un triunfo este segundo tramo de la temporada regular 2020, 1-0 sobre Huachipato en el Estadio La Portada, volvió a ratificar que lo trascendente son los tres puntos que entrega cada fecha, ya que de esa manera no se alejan los rivales más próximos o bien acorta diferencias.

Sabe que la misión es extremadamente compleja y no se permitirán errores que le costarán muy caro, entendiendo que después de esta no hay otra.

Muestras de mejorías

Bajo toda mirada la victoria sobre los acereros, tiene enorme trascendencia para el grupo, el mismo Ponce y la fanaticada de los papayeros, ya que el equipo dio algunas muestras que se extraviaron en la primera rueda, donde realmente no hubo mucho que rescatar.

De ahí que cualquier cosa que se pueda hacer hoy, será mejor que la anterior, aunque en los primeros 45 minutos ante el equipo de Gustavo Florentín, nadie se hubiese extrañado de haberse ido al descanso con uno o más goles en el arco de Zacarías López.

César Valenzuela malogró de manera increíble a los 16’ cuando López estaba rendido y, luego el portero se lució para evitar un remate de Cris Martínez. Hacía agua en la defensa por las bandas el cuadro local, no lograba tener el balón y la presión acerera incomodaba demasiado.

Lo mejor fue irse al descanso con el marcador en  blanco, ya que en el lapso final, La Serena comenzó a competir y disputar cada pelota como si fuera la última. Además, encontró en las variantes, ingreso de Sebastián Leyton por Kevin Medel y Nicolás Baeza por Richard Paredes (ambos a los 61’), la claridad que no había tenido en la pasada hora de juego en el césped de La Portada.

El var y Walter Ponce

Ya Huachipato había perdido la frescura inicial, Leyton, jugó a trazos largos y Baeza, enchufado como nunca antes se le había visto, abrió el forado en la zaga acerera.

Con la distribución y atrevimiento, el granate comenzó a jugar con velocidad e intensidad. cerca del arco de Castellón. El VAR anula el tanto del Chupete Suazo a los 72’ en una de las mejores jugadas del partido del local y la acción le cuesta caro a Ponce, ya que el ariete siente una molestia muscular y debe ser reemplazado minutos más tarde.

En su lugar ingresa Walter Ponce, que se metió entre los centrales, con el mismo dinamismo y movilidad que había regalado Suazo, encontrando premio a los 82’ cuando empujó el balón hasta el fondo del arco en una jugada donde La Serena había volcado mucho volumen en ofensiva.

Alegría técnica

Miguel Ponce, en el diálogo con los periodistas volvió a ratificar que lo importante por sobre el juego, fue  el triunfo que permite trabajar con mayor tranquilidad, sin embargo, tiene claro que el rendimiento de varios de sus protagonistas fue el alza, entendiendo que debieran fortalecerse todavía más con un Gerónimo Poblete que sume más minutos y Facundo Agüero, quien aportará mayor experiencia a la joven zaga.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X